Sol

Sol
Sol y

viernes, 6 de marzo de 2015

RAM "El Camino del Corazón" 2009 1a. Parte

RAM 3 de Enero al 6 de Junio 2009


MENSAJES DE RAM  ENERO A JUNIO 2009
Los recomendamos leer en secuencia, comenzando con el del 22 de Agosto del 2008, e ir leyendo los que dió a continuación progresivamente hasta llegar al año 2012 en que finalizó su enseñanza.  Lo que RAM dió es un procedimiento muy eficaz para la apertura del corazón.

06 de Junio 2009 .............Sobre la Benevolencia y el Servicio.
28 de Mayo 2009.............Franqueando el Umbral a lo Sagrado
21 de Mayo 2009 .............El Lenguaje del Corazón
13 de Mayo 2009...............Estar en el Corazón
10 de Abril 2009  ..............Acerca de la Transmisión de la Irradiación del Corazón
28 de Marzo 2009.............Como elegir con la Vibración del Corazón.  
17 de Marzo 2009 ............La Transmisión de la Irradiación del Amor.
13 de Marzo 2009............ La vía del Corazón, la Fusión y la Luz 
07 de Febrero 2009...........Voltear hacia nuestro interior y no seguir a nadie más
03 de Enero 2009 .............El Corazón Interior Central.


06 de JUNIO 2009

Sobre la Benevolencia y el Servicio
RAM

6 de Junio 2009

Yo soy Ram. Reciban mi paz, reciban mis saludos. Mis bien amados, soy aquel que los instruye desde hace algunos meses. Mis enseñanzas están centradas, como lo saben, sobre los medios y técnicas simples que permiten penetrar en vuestra eternidad, en el corazón. Voy a entregarles una serie de medios para favorecer vuestro acceso, en conciencia, a nivel del corazón. Vengo hoy a proseguir la obra que me es confiada. Muchas entidades les han expresado por las palabras, por los conceptos, y por las vibraciones, lo que era la vida en el corazón. Muchos de los Arcángeles se han expresado recientemente en cuanto a los obstáculos que pueden quizá frenar vuestro acceso al corazón.  En cuanto a mí, yo vengo, hoy, por las palabras, por el silencio y por la vibración, a ponerlos al día, a informarles, de lo que es la paz del corazón, la que les doy cuando llego y cuando me voy. La paz del corazón es una paz que es totalmente independiente de todo lo que es vuestra vida exterior, de todo lo que son vuestras actividades, cualquiera que sean.  La Paz del corazón es algo que se conquista a través de soltar-presa, a través del abandono, a través de la domesticación del mental y después de su abandono. La paz del corazón, coincide en algunos lados con lo que les ha expresado el Arcángel Anaël sobre la Alegría.

Si lo quieren bien, voy a definir lo que es entendido por un término oriental que el Arcángel Anaël ha llamado Alegría.  Esta palabra es la palabra “Samadhi”.  Cuando recorren las etapas de vuestra conciencia encarnada (de la misma manera cuando despiertan vuestra dimensión espiritual en ustedes, a través del despertar del Espíritu Santo, del despertar de la Kundalini, del despertar de la conciencia), se manifiesta una serie de sonidos, precisos, a nivel de los oídos.  Estos sonidos, conocidos y reconocidos, en las tradiciones orientales, como siendo los marcadores de la actividad del alma en vuestra realidad disociada, son 7.  De la misma forma, la activación del corazón, en particular las 6 claves que les he comunicado, permiten vivir 7 estados, en relación directa con la apertura del corazón. Estos 7 estados no son necesariamente una gradación. Ellos pueden vivirse en secuencia lógica. En los tiempos antiguos, antes del período de mutación que viven, podía haber muchos años entre la experiencia de cada una de estas Alegrías interiores llamadas Samadhi. La Paz,  de la cual tengo que hablarles hoy, es una forma de Samadhi, una forma de alegría interior que calificaría de silenciosa e inmóvil, un estado de vacuidad. Esta vacuidad precede lo que se llama el último Samadhi, el último, ya que es efectivamente el último a vivirse.  Este último Samadhi del cual nada puede ser dicho, sino que el confiere la realización total de la Deidad en vosotros y hace de ustedes, en encarnación, un ser, no solamente despierto, no solamente realizado, sino en camino hacia la inmortalidad del cuerpo, del alma y del Espíritu. Muy pocos seres humanos han realizado esta última etapa. Ella confiere la inmortalidad.  Ella confiere lo que ustedes llaman la Ascensión. Ella a concernido a los seres como Cristo, como a Enoc, como a Elie, como a la mayoría de seres viviendo hoy, y llamados Maestros Ascendidos, que viven en el Himalaya, en el eje del mundo.

La Paz de la cual voy a hablarles es una etapa mayor de la realización de la Alegría.  La Alegría, tal como se los ha expresado Anaël, es una de las formas del Samadhi correspondiente a una saturación total del Ser que la vive, por la Gracia Divina. Cerca de ustedes en tiempo terrestre, muchos seres humanos, también muy numerosos, han realizado este estado. Cerca de ustedes se encuentras las gentes, hoy, fallecidas, participando hoy en la evolución de esta tierra. No les daré más que algunos nombres: Ma Ananda Moyi, el Padre Pío, el Maestro Omram Michaël Aïvanhov, por  citar algunos de ellos.  La Paz que de la quiero hablarles, es el momento donde la saturación de la Gracia, la saturación de la Alegría, de la que les habló Anaël, comienza a vivirse a nivel, no ya, del movimiento del centro sino a través de la inmovilidad del centro.  Este es el momento donde la radiación, la irradiación y la potencia de la Gracia se vuelven de nuevo aún más hacia el interior. Esto da un estado importante en vuestro camino ya que comprendan bien que vuestro mundo exterior, el, es movible, fugaz y efímero, que esto sea incluso en vuestras relaciones donde nada es eterno, que esto sea en vuestras actividades profesionales o incluso en vuestras relaciones.  El movimiento de estas relaciones, de estas actividades de vuestras vidas exteriores, son a menudo sinónimos de emociones, cualesquiera que ellas sean.  Esto es el principio mismo de la vida efímera, de cosas que cambian y que se transforman en permanencia. Viviendo la saturación de la Gracia, la Alegría, tal como la ha definido el Arcángel Anaël, existe por lo tanto lo que he llamado un movimiento del centro. Esto no es aún la inmovilidad. Les recuerdo que el movimiento en el cual están enlazados, a través la recepción de las diferentes cualidades vibratorias y de conciencia emitidas por los Arcángeles, por La que llaman la Virgen María y por la vibración de la Fuente, contribuye a hacer nacer en vosotros esta Alegría interior de la que habló Anaël. Alegría interior que no puede ser obtenida que gracias al abandono a la Gracia.

La paz de la que les hable está más allá del movimiento del centro.  Es el momento donde la Gracia va a concentrarse, retractarse literalmente hasta devenir un punto en el centro de vuestro chakra del corazón. La vibración incluso del chakra del corazón parece detenerse y sin embargo esto no es una vuelta a bajar a nivel del ego, a nivel del plexo solar sino más bien una transmutación importante.  El momento donde la Gracia se revela en vuestra densidad, en vuestra encarnación, hace, ella misma, reingreso al centro, confiriendo entonces, un estado de Paz.  Este estado de Paz está más allá de la paz que puede ser obtenida cuando las circunstancias de vuestras vidas hacen que todo esté tranquilo, que todo esté apacible, que ningún elemento anormal viene a perturbar este equilibrio.  Esta Paz del Samadhi o esta paz de la Alegría confieren un alineamiento total con la Fuente de las Fuentes.  Este alineamiento total con la Fuente de las Fuentes que se expresa, lo sé, ya entre vosotros, permite, por la radiación de la Fuente  inundar de Gracia no ya a ustedes mismos sino a los Seres que están alrededor de ustedes. Vuestro rol, así como el Arcángel Miguel lo ha definido llamándoles Portadores de Luz y Transmisores de Luz es, a este nivel, muy importante.  Deben, en efecto, acercarse de este estado de paz de la Alegría, a medida que vuestro tiempo transcurra, a fin de poder irradiar y transmitir de la mejor manera la Luz que han revelado. Se trata de una propagación, de prójimo en prójimo, para las personas que viven alrededor de ustedes: padres, ascendientes, descendientes, relaciones, cualesquiera que ellas sean.  Este proceso, es la manera conforme y auténtica de que obra  lo Divino, en vosotros y a su alrededor. Esta verdad de la transmisión de la paz, de la gracia y de la paz de la Alegría corresponde a algo capital y fundamental porque es por esta energía que son capaces (por lo que es llamado el ejemplo y el silencio) de despertar a los demás a su dimensión eterna.

Cuando los Maestros estaban encarnados, en Oriente como en Occidente, ellos realizaron durante toda su vida, una serie de ceremonias donde fueron capaces de difundir e irradiar esta conciencia. Poco importa el nombre oriental.  Se trata de lo que, llamaron el darshan. Esto es lo que debería de ser realizado durante la misa, en vuestro occidente, si realmente el que oficia fuera capaz de conectar su Presencia a la Presencia del Cristo, permitiendo realmente hacer descender esta paz en la hostia durante la celebración.  Pero, obviamente, y lo saben, la mayoría de las ceremonias han sido descaminadas por la ausencia incluso de conciencia elevada de aquellos que las practican. Hoy, todos ustedes que trabajan en la liberación de la Luz, devienen los Maestros de ceremonia.  Devenir Maestros de ceremonia significa que en el momento mismo de la ceremonia, deben ser capaces de hacer abstracción de vuestro ego, de vuestros problemas, de vuestra personalidad, a fin de entrar nuevamente en comunión, la más intima posible con la Fuente.  Esto es posible cultivando la Paz. La paz interior no necesita, para cultivarse, de ser vivida en la paz exterior. Sería falso creer que viviendo la paz al exterior, esta será la paz al interior.  Por el contrario, si viven la paz al interior, el exterior devendrá pacífico, esto es una evidencia. La mirada interior es por lo tanto la que va a permitirles realizar, totalmente y en Unidad, el estado de paz. Es esto lo que se les pide hoy realizar. Acercarse de la paz necesita, en vuestra vida ordinaria, una actitud y un comportamiento preciso que llamaría la benevolencia y el servicio, que los orientales han llamado, para aquellos que esto interesa, el Bhakti yoga. Esto consiste en rendir servicio, a estar atento a los demás, a ayudarles, a nunca medir y, como el Arcángel Anaël les ha dicho, a no juzgar. La devoción, el servicio hacia la humanidad, hacia aquellos que están próximos y aquellos que están lejanos, es el camino real que les permitirá entrar en la paz y la Alegría. No basta acoger la Luz por los chakras superiores. No basta despertar los múltiples sonidos que el ser humano ha enterrado en él, no es suficiente pensar en salvarse a sí mismo sino que deben cultivar, en vosotros, por una actitud mental justa, la benevolencia y el servicio.

Una vez que hayan desarrollado las 6 claves del corazón, obviamente percibirán, de manera más o menos intensa, las vibraciones, las rotaciones de este chakra del corazón, sin embargo, esto no bastará para hacerlos entrar en gracia, y aún menos en la paz de la Alegría.  Para esto, es necesario abandonar los modos de funcionamiento de vuestro mental y del ego, los modos separando, dividiendo, juzgando, emitiendo opiniones, sobre los unos, sobre los otros y sobre las cosas.  Deben entrar en neutralidad.  Deben entrar en el que observa, sin emitir juicio, incluso de opinión sobre lo que es observado, simplemente vivir el instante, vivir el instante presente, desarrollar el sentido del servicio, el sentido del don.  ¿Por qué creen que la mayoría de los grandes Maestros, en toda tradición y en todos los tiempos, han insistido sobre esta noción de servicio a los demás?  Porque a este nivel, la clave la más fundamental sobreviniendo después de la apertura de los chakras, después de la apertura de la shakti, después de la ascensión de la Kundalini, después de la activación de lo que llaman nuevos cuerpos espirituales. Solo hay este significado, sentido del servicio, que permitirá de llevar a bien la totalidad de vuestra elevación.  El servicio, el significado de la dedicación, es la última escalera a subir ya que esta última escalera les muestra, y muestra a los demás, pero también a la Luz, el grado último y la etapa última de vuestro abandono a Dios.

De este modo, entrar en la paz consiste en trabajar en el servicio a la humanidad. No hay necesidad de ser conocido o reconocido, para hacer esto.  Cada uno de ustedes que viven las efusiones de la radiación del ultravioleta, las efusiones del Espíritu Santo, la efusión de la Fuente, es capaz de lograr esto, cada minuto de su vida.  La mejor manera de lograrlo, antes de llegar al servicio total es cultivar, más allá y después del no juicio, el principio de benevolencia.  El principio de benevolencia consiste en posar una mirada, posar una energía, posar una atención, un gesto un comportamiento de naturaleza amigable, hacia cada hermano y cada hermana que encuentren.  Si les es difícil manifestar esta benevolencia cara a ciertas almas, esto significa que vuestro desafío se sitúa en este nivel particular.  El desafío pone el énfasis en ustedes, y no en el otro, sobre lo que no ha superado la integración de las energías divinas en vosotros.  Este desafío es para ustedes la ocasión de revelar aún más y de crear aún más este estado de paz interior, de paz de la Alegría. No pueden acceder a la paz interior, a la paz de la Alegría, incluso estando saturados de gracia, si no pueden servir al conjunto de la humanidad.  Esto no es complicado, esto no es insuperable. Esto es extremadamente simple. Solo vuestro mental y el ego, aún existentes, pueden hacerles creer lo contrario. No hay nada de lo que den o de lo que darán que sea perdido.


Lo que parecerá perdido, en vuestra dimensión, solo es una ilusión. Todo don que emiten, a partir del momento donde han recibido la gracia, incluso si no es reconocido, incluso si es negado, les será, como el lo dijo, devuelto al céntuplo, no en una vida futura sino en el instante y en la eternidad. Es así como se desarrolla la vida en Dios. Es así como se desarrolla la vida en Unidad y en Verdad. Si lo quieren bien, les expreso esto ahora por la Vibración.

...Efusión de energía...

Aquí ahora, la misma cosa por la Luz.

...Efusión de energía...

Terminaré por estas palabras: La benevolencia y el servicio conducen a la paz. La paz interior es una de las formas de la Alegría interior. El servicio, la benevolencia, son las acciones que concurren a la paz interior y a la ausencia de movimiento. La gracia, vinculada a la apertura del corazón, debe acompañares de la cultura, en el sentido, de la dirección del servicio. Es por el servicio a los demás, unos a otros, que desembocarán realmente sobre el Amor, unos por otros y unos a otros. Mientras que no pasen por el servicio, incluso habiendo recibido la gracia, no pueden pretender amar.

Esto solo quedará siendo solo conceptos y palabras.

Amar es servir. La Luz ama. La Luz es servicio. Transmitir la luz, portar la Luz y servir la Luz es la etapa capital engendrando la paz que, en este mundo y en esta dimensión, les permitirá realizar, llegado el momento, la translación dimensional que llaman ustedes ascensión.  Deben ejercer, deben dar lugar a esto en todas las circunstancias de su vida. Esto es ciertamente la cosa más importante, después de la activación de la vibración del corazón, después de la recepción de las radiaciones del ultravioleta, después de la recepción de la energía de la Fuente y del Espíritu Santo.  Este es vuestro camino y vuestro estado.  Resonancia de esto por la Luz y la Vibración.

...Efusión de energía...

Los saludo, los amo, y los bendigo.  Reciban mi paz.

Canalización Jean-Luc Ayoun
Transcripción : Veronique Loriot
Traducción : OD 

**********************


28 de MAYO 2009

Franqueando el Umbral a lo Sagrado.

RAM

28 mayo 2009

Soy RAM. Recibid mi paz. Recibid mis bendiciones. Hace ahora algunos meses de vuestro tiempo terrestre que intervengo. Intervengo esencialmente como Maestro de Aire e instructor, en las dimensiones del corazón. Os he comunicado ciertos elementos relativos a vuestra evolución y transformación. Os he dado algunos útiles que permiten, de manera simple y eficaz, acercaros a vuestro santuario interior. He insistido, igual que han insistido ciertos intervinientes, sobre el hecho de que vosotros solos y solamente vosotros, podéis franquear el paso y abrir vuestro corazón. La Luz no se impone jamás desde fuera. La Luz espera, de manera indefectible, los momentos que vivís actualmente. Algunas modificaciones ligadas a las propias estructuras energéticas y fisiológicas de este sistema solar, han cambiado de manera efectiva, de manera concreta. Trato de participar lo mejor que puedo, en mostraros los caminos que llevan a vuestro centro, para vivir la vibración y la apertura del corazón. Con mi última intervención, he insistido sobre el hecho de que la apertura del corazón no sea un concepto situado en la cabeza, no sea una Luz en la cabeza, sino una Luz y una vibración en el centro del pecho. La apertura del corazón no es una utopía, no es un concepto, sino una realidad y una Verdad de la consciencia.

La mayoría de vosotros estáis en el umbral de lo sagrado y, sin embargo, en el umbral de eso sagrado, en definitiva, solo sois vosotros los que podéis franquearlo. No insistiré esta tarde, sobre la vertiente de la consciencia y la vibración del corazón, sino que quisiera daros, con algunas palabras, lo que os espera una vez que hayáis franqueado ese umbral. Esto está destinado a vuestra personalidad, para que empuje con un irresistible impulso, con una tensión extrema hacia la Unidad, aceptando así, franquear ese umbral. No hay puerta de salida de la dualidad, ni de la experiencia de la encarnación, en ninguna otra parte sino en el corazón. Podréis vivir cierto tiempo utilizando la herramienta mental o la herramienta de vuestra propia experiencia de la vida, pero con la experiencia o con el intelecto, no podréis llegar al corazón. Se han manifestado en muchos de vosotros ciertas señales que hacen que estéis hoy, en el umbral de lo sagrado. Han aparecido en vosotros algunos apoyos por parte de la Luz, por algunas Presencias y por cierto número de radiaciones y, no obstante, solo vosotros podéis franquear el umbral de lo sagrado, a través de algunos elementos que se han mencionado ampliamente, no yo, sino el Arcángel Anael, sobre la necesidad imperiosa de abandonarse a la Luz. No volveré sobre esto, pero voy a daros otro acercamiento, no tanto en cuanto a la realidad de este proceso vibratorio que ya ha sido enunciado, no tanto sobre conceptos que os permiten, a nivel de la personalidad, poneros en camino hacia un Si Unidad y hacia la Unidad de Sí, sino más bien, por los procesos que se ponen en marcha a partir del momento en que habéis franqueado el umbral sagrado. En ese momento, ocurren ciertos fenómenos en vuestra vida encarnada que van a cambiar vuestro punto de vista y vuestra relación con el mundo. Antes de franquear este umbral sagrado en vuestra dimensión disociada, habéis concebido y aprehendido el mundo siempre, con la noción de distancia, distancia entre vosotros, observador y lo que es observado. Cuando franqueáis el umbral de lo sagrado, sea por las diferentes vías posibles ya enumeradas, sea por el descenso del Espíritu Santo, sea por la subida de la Kundalini, sea por la efusión nueva de la energía del Ultravioleta, poco importa.

Al franquear el umbral de lo sagrado, vuestro punto de vista cambia porque en ese momento, se manifiesta un elemento muy importante, este elemento tan importante, en sí mismo, es la Fuente de manifestación de la Unidad dentro de la dualidad, este elemento que se descubre una vez franqueado el umbral sagrado, antes incluso de penetrar y vivir el Amor en Verdad, es la manifestación de la Alegría. No en vano algunos seres que han franqueado este umbral, han manifestado en grados diversos, un estado de completitud, un estado de Unidad, un estado de Alegría, llamado en ciertas tradiciones: Samadhi. Ciertamente, existen muchas manifestaciones de éxtasis y de instáis, pero se resumen todas en una Alegría irrefrenable, una Alegría sin objeto, una Alegría inconmensurable que encuentra su Fuente en la propia Fuente y en la propia Unidad. Vivir en el corazón es, entonces, vivir y participar de la Alegría de la Unidad. Después, al cruzar el umbral sagrado, el punto de vista cambia. Vuestro punto de vista ya no es el de vuestro ser limitado, sujeto a un cuerpo, sujeto a una mente, sujeto a un destino, sujeto a una historia, o sujeto a un karma. Sino que os hacéis todo lo creado, en su totalidad. Participáis, al cruzar el umbral sagrado, de la Unidad de los mundos y de la realización del mundo.

Una vez franqueado el umbral sagrado, no hay más barrera, no hay más límite, la Alegría se expande al infinito, permitiendo así, comprender que lo que se ha buscado, lo que se ha esperado o temido está ahí, desde la eternidad, esperando solo vuestro despertar a la Verdad. Una vez franqueado el umbral sagrado, tomáis conocimiento literalmente del Sin Nombre, del Principio que no puede ser nombrado sin estar limitado. Al conocer al Sin Nombre, la Alegría se expande todavía más, los límites y barreras de esta dualidad disociada os parecen ser vividos como en un sueño. Por otra parte ese umbral, al ser la puerta de salida, podéis experimentar algunos fenómenos a los que no tenéis acceso. Tomáis consciencia entonces, de que vivís aquí y ahora, en esta realidad disociada pero que existe también otra parte de vosotros, presente desde la eternidad que evoluciona en otro espacio, en otro cuerpo, en otra densidad. Os hacéis lúcidos, sois capaces de franquear las puertas que os conducen a la eternidad de vosotros mismos. Sin embargo, cualquiera que sea la descripción que yo pueda hacer en palabras, cualesquiera que sean los ejercicios que yo os pueda comunicar, solo podría acompañaros al umbral de ese umbral sagrado, como todos los Cónclaves, los Concilios, las entidades espirituales lo hacen desde la eternidad. Pero la adhesión y el abandono a la Luz debe venir de lo más profundo de vuestro ser, de lo más profundo también de vuestra personalidad, solo vosotros podéis decidir sobre esto. Una vez franqueado el umbral sagrado, os dais cuenta de que no estáis solos, de que no estáis aislados. Os haréis en ese momento, exactamente como os ha dicho el Arcángel Miguel, los Portadores y los Transportadores y los Transmisores de la Luz. El corazón se caracteriza por un estado de Verdad, por un estado de simplicidad y por un estado de Amor. Sin embargo, para esto es necesario tender a un abandono hacia la Fuente.

Debéis ignorar la dualidad inexorable de vuestra condición en esta dimensión, esta es la única forma de penetrar en vuestra eternidad, ahí donde no hay más cuestión, donde solo hay efusiones, Bodas, Alegría permanente y también capacidad de vivir y manifestar en consciencia la vibración de las otras dimensiones que hasta ahora, os eran ocultadas, enmascaradas. La época en que vivís (más allá de un cierto número de fenómenos astronómicos, astrológicos o planetarios, poco importa), vuestra consciencia de humano encarnado en esta densidad siente gradualmente una llamada. Cualquiera que sea la forma que pueda tomar esta llamada, os hace poner en movimiento y os hace buscar otra cosa que la condición en la que vivís. Más allá de las historias, más allá de las religiones, más allá de vuestras creencias, esta llamada es a veces, una conminación a ir hacia esta Verdad, hacia esta simplicidad. Entonces, en toda búsqueda de este umbral sagrado, porque el umbral sagrado no está inscrito en el movimiento, no está inscrito tampoco en la experiencia, no está inscrito tampoco en una técnica, está inscrito únicamente en la Presencia, en el “Yo Soy” (poco importa el nombre que le deis) y esta es la capacidad grabada en todo ser humano, la de revelar su Deidad. Como han dicho muchos intervinientes, sois los hijos de la Unidad, hijos de la Luz, Miguel os llama “los Maestros de la Luz”. En vosotros están todas las virtudes, sin excepción, todas las características sin excepción, de la Deidad. Vosotros sois los únicos que  podéis revelar esto. Solo la presión de esta civilización en la que vivís, en esta época os aleja de esta Verdad esencial. No es cuestión por el momento, de excluirse, de encerrarse, el corazón es el principio  mismo de lo contrario: principio de apertura, principio de inmanencia, principio de presencia del Yo Soy. Toda la sabiduría del mundo se fuga a este lugar, todo el conocimiento de los mundos está también inscrito de manera directa en este lugar. Sin esfuerzo, sin pasar por el filtro de la mente o del intelecto, el conocimiento está en vosotros, la Deidad está en vosotros, la sabiduría está en vosotros, no hay nada que sea exterior a vosotros y que no sea externo a lo que vosotros sois. Así, franqueando el umbral sagrado, penetráis un nuevo espacio de vida, un nuevo espacio de manifestación.

Con respecto a un proceso que habéis llamado ascensión, muchas cosas han sido soñadas, esperadas imaginadas, creadas totalmente por la mente o por la Luz en la cabeza, que no es la Luz en el corazón. Para saber donde ascender, necesitáis abrir la puerta. Iréis ahí donde la vibración de vuestro corazón os lleve. Una manifestación, una forma de manifestación se extingue mientras que otra está naciendo. Cuando nazcáis totalmente a vuestra Verdad, a la Unidad, cuando estéis en esta Alegría irrefrenable, percibiréis en vuestro interior, que nos estáis solos, que desde la eternidad había una Presencia eterna que os conoce mejor que vosotros mismos, individual y colectivamente. Tomar consciencia de esto favorece el amplificar la Alegría. No podéis ya, estar separado cuando la vibración del corazón está activada y habéis franqueado el umbral sagrado de todos los planos de creación, de todos los planos de manifestación. Todo esto es vuestro reino. Pasar de la dualidad a la Unidad, mientras seguís participando en este mundo, es una gracia inestimable, querida y dirigida por la Fuente central, derramada, repito, por muchísimos seres (desde los planos más etéreos hasta vuestros planos más densos) que trabajan para abrir el plano de la consciencia, dentro mismo de esta humanidad. Esto está en curso. No puedo sino animaros a ir hacia este estado de tensión extrema que es, lo repito, en definitiva, el abandono a la Luz. Vuestra mente, vuestra personalidad, se deben poner al servicio de esta tensión que es el cumplimiento de un deseo último, que no es más un deseo, sino el acto de fe de realizar esto.

La meditación sobre el corazón está más próxima a vosotros, la radiación y la efusión de la presión del ultravioleta, ya permite en vosotros una revolución de la consciencia que os prepara para vivir en los mundos ilimitados donde el miedo no puede existir, donde el deseo mismo no existe más, donde solo la Presencia y el acogimiento de la Unidad que sois permite realizar lo que habéis venido a hacer aquí, desde hace mucho tiempo.

Descendiendo a esta densidad, habéis ocultado el principio de la Unidad. Ese sentido de sacrificio estaba acorde con un juramento que era reabrir la vía de la Unidad, la puerta del umbral sagrado. Lo que habéis realizado, hace de vosotros seres de experiencia, seres de responsabilidad. Sin embargo, las contingencias de este mundo de tercera dimensión, llamada disociada, crea frenos y barreras reforzadas por ciertas cosas que vosotros conocéis ya. Hoy, ha llegado el momento de imaginar incluso, que un día hicisteis un juramento. En respuesta, la Fuente os ha hecho la promesa de esperaros. Así, esta Fuente siempre ha estado ahí, en el centro del ser, esperando pacientemente vuestro despertar y vuestro desvelo. Estos momentos mayores, aunque por el momento solo sentís la presión, la urgencia, requieren de vosotros un coraje que es el de osar batir vuestra Vida en eternidad. No se os pide nada que abandonar, si no es la parte ilusoria de vosotros mismos, la parte fragmentada, la parte que tiene miedo de volveros y revertiros hacia lo que hace de vosotros, seres de pura Luz, de pura radiación y de pura eternidad. Pasar el umbral sagrado es por tanto, una tensión al abandono y sobre todo es hacer acto de Verdad, de simplicidad y de humildad. Solo a ese precio encontraréis vuestra Alegría interior, ese estado en que el reír es permanente. En relación a estos pocos elementos (con las palabras que os he dado, concernientes a lo que ocurre), una vez que la vibración del corazón está activada, una vez que os habéis abandonado a la Luz, si tenéis preguntas, quisiera intentar aportar una aclaración con palabras y también con la vibración.

Pregunta: ¿podría explicar lo que llamáis el abandono de Sí a la Luz?

En encarnación, muchos seres humanos afirman querer buscar la Luz. Esta búsqueda es frecuentemente, una búsqueda externa, a través de sistemas de conocimiento, sean los que sean. Esta búsqueda puede ser más o menos rápida, más o menos ávida. El abandono a la Luz es un acto en que decidís, como ser humano, someter vuestro propio gobierno en cuanto a vuestro destino, no ya en relación a la ley de acción/reacción (kármica o presente) sino a aceptar que la Luz guíe vuestros pasos y os ilumine. La Luz os quiere enteramente y en totalidad. No podéis, en esta época, participar en la Luz y participar en la dualidad. Hay compromisos, hay elecciones para las que habéis tenido todo el tiempo libre para plantear desde tiempos inmemoriales, pero hay elecciones, acciones que hay que plantear ahora, porque la Luz os pide, pero no puede obligaros. Ella os propone, viene hacia vosotros, viene a intentar recordaros en consciencia, vuestro juramento. El abandono a la Luz es someterse totalmente a la Luz, a lo que ella decida. Ella es inteligente en lo que quiere para vosotros y no lo que vosotros queréis. La Luz es, de nuevo, un sacrificio pero un sacrificio invertido que requiere sacrificar vuestro ego, vuestra personalidad, no para hacerla morir, evidentemente, sino para dejarla impregnarse, embeberse literalmente, de Luz, para que vuestra vida, vuestro destino, no sea más un destino personal, sino un destino de Luz. Debéis aceptar que la Luz dirija vuestra vida y no que vosotros mismos dirijáis vuestra vida. Esto también, representa un sentido de sacrificio, pero que conduce en definitiva, a la única Alegría verdadera y, no obstante, no podéis acceder a esta Alegría verdadera mientras que en vosotros haya el mínimo deseo personal. Este compromiso no es una montaña que hay que ascender en otro sitio que en vuestra cabeza. Este compromiso promete, de manera indefectible, la realización de la Alegría pero para esto, necesitáis dejar los mundos de la dualidad, de la tristeza, los mundos de la ilusión, el mundo de las emociones, el mundo de las construcciones ligadas a la mente. Necesitáis de alguna forma, parar el movimiento porque vosotros no sois el movimiento, tenéis la ilusión, la habéis creado vosotros. El abandono a la Luz, también es abandonar su propia voluntad a la voluntad de la Luz.

La Luz no podrá, por otra parte, establecerse totalmente hasta que hayáis cruzado el umbral sagrado. Cruzar el umbral sagrado marca el abandono también de la dualidad. Abandonarse a la Luz es penetrar los dominios de Sat Chit Ananda, es decir, en términos occidentales, penetrar las moradas de Paz suprema, los dominios de la Alegría eterna tal como han realizado muchos seres en esta tierra. La diferencia hoy, tiene la tonalidad colectiva del proceso, aunque no entendamos por colectivo la totalidad, porque la Luz no se impone jamás. Sin embargo, el abandono a la Luz es el principio fundador de vuestra nueva realidad. En ciertos mundos llamados multidimensionales (en los Multiversos, más allá de esta dimensión disociada en la que vosotros vivís y evolucionáis), el abandono a la Luz es la regla, concierna a las dimensiones antropomorfizadas o a dimensiones muy superiores o a la dimensión misma de la Fuente. Todo es Alegría. Todo es Luz. Todo es gracia. Conjunto de calificativos que no parecen participar hasta el presente, de esta dualidad, sin embargo necesaria por deseada por todos vosotros que habéis aceptado el principio. Sin embargo el principio mismo de la precipitación en esta densidad, se acompañaba de un principio inverso de retorno a la Unidad. Lo que sentís en el interior de vosotros, sea a nivel de la cabeza o en otros lugares de vuestro cuerpo, las circunstancias que se os proponen hoy por la vida, son un desafío a vuestro abandono a la Luz. Sin embargo vosotros solos y una vez más, esto es importante, solo vosotros podéis franquear este umbral. Sean los que sean los reencuentros, la Luz no puede imponerse, es por eso que ella os pide el abandono. Dirigirse hacia el abandono a la Luz no es una utopía o imaginación, es un sentir del corazón y únicamente esto. Respuesta de la Vibración.

…Efusión de energía…

Pregunta : ¿Paris es un lugar propicio para la ascensión  o se debe dejar este lugar?
La única ascensión pasa por la puerta del corazón, no hay otra. No hay lugar, no hay otro espacio, no hay otro tiempo, para eso que es la apertura del corazón. La traslación dimensional (tal como nosotros preferimos, en las palabras que hemos encontrado) es un proceso que consiste en desplazar el punto de vista del exterior hacia el interior. El Arcángel Miguel, el amadísimo, después del inicio ha afirmado que solo el interior era importante. La deconstrucción del mundo podrá ser Fuente de conflictos, de miedo, pero en esta deconstrucción, brilla la más grande de las Luces, ella está ahí, solo os espera a vosotros. Esto es totalmente independiente de las circunstancias externas de una vida o de otra. El principio del corazón es realizar la Unidad, esta Unidad, una vez que es franqueada a nivel del umbral, permite estar totalmente ambientado en lo  que debe ser. Ciertamente, una vez que hayáis emprendido y percibido la vibración del corazón, ciertas cosas se impondrán a vosotros, esto concierne tanto a los lugares, los espacios, las personas y el devenir mismo de vuestra vida. Sin embargo, querer plantear ciertas elecciones antes de haber vivido la vibración del corazón no sirve absolutamente de nada porque os aleja aun más del corazón que buscáis. No hay nada que salvar. No hay nada que perder, solo hay que realizar lo que vosotros deseáis y lo que ansiáis. Respuesta de la vibración.

…Efusión de energía…

Pregunta: ¿no sería más simple vivir en la Alegría, aquí y ahora y no dejarse llevar por teorías?
¿Quién habla de teorías? El aquí y ahora, la Alegría del aquí y ahora ¿es permanente? Si lo es, es independiente de las circunstancias externas, si es independiente de los sufrimientos ocasionados por la dualidad, entonces, bienvenido al aquí ya ahora. Respuesta de la vibración.

…Efusión de energía…

Pregunta: puesto que vivimos en la dualidad ¿cómo hacer para alcanzar la unicidad, o se trataría solo de un simple soltar la presa?
Esto es mucho más que soltar la presa. La dualidad está hecha para encontrar la Unidad, no tiene otro fin que ese. Encontrar la Unidad corresponde a ciertos mecanismos fisiológicos, vibratorios y de consciencia de lo que ya he hablado, y también esta tarde. No hay paradoja en estar en la dualidad y vivir la Unidad, pero hay una diferencia fundamental entre el aquí y ahora, o una teoría y la realidad de lo que se vive en el corazón. Lo que se vive en el corazón no tiene necesidad de palabra. Lo que se vive en el corazón no tiene necesidad de confrontarse. Lo que se vive en el corazón no tiene necesidad del sufrimiento. Lo que se vive en el corazón no tiene necesidad de enfermedad. Lo que se vive en el corazón escapa a la dualidad. La translación dimensional es ese principio que permitirá pasar del mundo exterior al mundo interior. Es difícil explicar en palabras lo que es el corazón porque, a partir del momento en que se pronuncia una palabra, en ese momento se aleja del corazón. El corazón no habla en palabras. El corazón vive en vibración y en presencia. El corazón habla amor. El corazón habla el lenguaje de la Unidad. La palabra misma que se pronuncia, sea yo o vosotros, pone instantáneamente en la dualidad por el filtro que utiliza el intelecto. No podéis comprender el corazón mediante el intelecto. No podéis vivir el corazón. Respuesta de la vibración.

…Efusión de energía…

Pregunta: el abandono a la Luz supone, previamente, el abandono del ejercicio de elección que habíais preconizado ante cada acción últimamente, la elección por el corazón?
Esta es una forma, efectivamente de poneros en situación, de hacer elecciones que vayan en el sentido de la Luz, más que en el sentido de la dualidad. Las pocas palabras que he expresado esta tarde estaban sobre todo, destinadas a haceros presentir lo que ocurre en estado de Unidad. Las palabras oídas que he pronunciado son oídas, evidentemente por el cerebro y también por la consciencia. Las únicas palabras del corazón que hubiera podido pronunciar son resonancias que conocéis todos, sean los que sean los modelos, las tradiciones o las religiones que hayáis seguido. Y por tanto esas palabras simples, tienen un poder de resonancia enorme, no basta porque las palabras no bastarán jamás. El acercamiento al umbral sagrado, así como he dicho ya, se hace a través del silencio, silencio de las palabras, silencio de los sentidos, silencio de todo lo que no es Unidad. Esto es abandono del ruido, abandono de la duplicidad, abandono de la mentira, abandono de la complejidad, abandono de teorías, abandono de las palabras para entrar al fin, la esencia de la vibración. He aquí por otra parte, la respuesta del silencio.

…Efusión de energía…

Como sabéis, incluso si he preferido que vosotros no conocierais el nombre real de mi última encarnación, me presento con un nombre, ese nombre mismo es una distancia para vosotros, por mi coloración. Por mi rol en la dimensión en que yo evoluciono, hay ya una distancia. Sin embargo esta distancia debe ser la más pequeña posible, porque es de esta distancia de donde nace la confusión, la ilusión de la separación. He aquí la respuesta de la Luz.
…Efusión de energía…

Pregunta: en las enseñanzas Crísticas, el deseo es considerado como emanando de la Fuente. Ahora, luego habéis dicho que, para alcanzar ese umbral de lo sagrado, convenía superar los deseos. ¿No es contradictorio, cómo se pueden articular los dos?
La Fuente se ha exteriorizado ella misma, por el deseo. Vosotros os habéis manifestado, en esta dualidad, por el deseo. Qué hay más normal que expresar un último deseo que es el retorno a la Unidad, a condición de que ese sea el único deseo. Respuesta de la vibración.

…Efusión de energía…

Pregunta: ¿cuál es el lugar de la sexualidad en el proceso de ascensión?
En el propio proceso de la ascensión, ninguno. La sexualidad, tal como se vive en este mundo disociado y sea la que sea el contenido (de la más elevada a la más baja), recorre todas las gamas de lo posible, en el sentido de la relación entre los dos seres. La apertura del corazón se traduce por algo que deja en vosotros, en relación a la sexualidad, cualquiera que sea el nivel, un sentimiento, una percepción de un regocijo mucho más allá de cualquier cosa ligada a una función, por seductora como pueda ser. No reniego por eso, de la sexualidad, habiendo sido en mi última encarnación, casado. Digo simplemente que la sexualidad, incluso la más sagrada, es la expresión de una forma de búsqueda de completitud, lo que hace pensar que en esa sexualidad, se expresa también la noción de dualidad, por la propia presencia de los dos intervinientes. El paso al corazón no es una negación de la sexualidad, se acompaña de un cambio de punto de vista. El fuego inicial es transmitido, de la esfera pelviana a la esfera cardiaca. La coexistencia de los dos fuegos es posible pero, al llegar a la apertura del corazón (que corresponde a un cierto número de elementos más místico de los que no he hablado esta tarde, llamados fusión de los linajes, fusión espiritual, reconexión a la Fuente, al Cristo o a otro nombre, si lo preferís), viene acompañada de una modificación fundamental de las prioridades de los impulsos, desde la esfera pelviana hasta la esfera cardiaca. Esto es una realidad. Respuesta de la vibración.

…Efusión de energía…

Pregunta: ¿es verdad que seremos llevados a beber agua en botella, de Fuente, en lugar de beber agua del grifo. ¿Es esto exacto y si lo es, por qué?
No estoy seguro de haber entendido el sentido de la pregunta. Existen muchísimas aguas en este planeta. El agua (sin entrar en detalles que conocéis ciertamente a nivel simbólico y a nivel de la función de este elemento), de una manera general es el reflejo, tanto propio como figurado, de las intenciones del Espíritu humano. Os remito a la primerísima frase de uno de los Libros sagrados llamado Antiguo Testamento, donde se dice: “el Espíritu de Dios flotaba sobre las aguas”. El Espíritu del hombre flota sobre el agua, la suya pero también las aguas. El agua, las aguas, son el reflejo de las vibraciones que se graban en relación con las vibraciones que animan y manifiestan al hombre en esta dualidad. Así, el agua puede estar contaminada de diferentes forma, puede ser también descontaminada por el Espíritu. La cuestión que concierne al agua embotellada o al agua del grifo, no aporta por mi parte, una respuesta clara y neta. El agua es diferente tanto en botella como del grifo, según los lugares del planeta, según las vibraciones que capte esta agua, que no son únicamente las del Espíritu del hombre, sino también un cierto número de radiaciones particulares asociadas a la Luz y no únicamente al juego de la sombra asociado a la dualidad y al miedo. Comprended que el agua no puede ser totalmente manchada porque es el principio fundador de la vida, seguirá siendo siempre una parcela luminosa. El hombre no puede vivir sin agua, está constituido de agua, esto lo sabéis. Lo que está en el exterior está también en el interior, lo que quiero decir con esto, es que no hay agua que pueda ser peligrosa, todo es peligro en la dualidad, todo es felicidad, efímero. Solo la Alegría, solo la vibración del corazón os permitirá transcender todos esos límites impuestos por el hombre o por la dualidad. El abandono a la Luz hará que la elección no pueda ser mental ya, entre el agua del grifo y el agua embotellada, sino que resultará de la manifestación tangible de vuestra Verdad en relación a tal agua o tal otra. He aquí la respuesta de la Luz.

…Efusión de energía…

No tenemos más cuestiones, os damos las gracias.
Entonces, amadísimos Maestros, amadísimos niños de la Unidad, os transmito una vez más, mi paz, mis bendiciones y mi apoyo personal a que vayáis hacia lo inefable, hacia la Alegría. Las condiciones no han sido nunca tan propicias como en este periodo particular, para que podáis ir hacia la esencia. Sed bendecidos.
Canalización Jean-Luc Ayoun
Transcripción : Veronique Loriot
Traducción : S.M.  



*******************

21 de MAYO 2009

El Lenguaje del Corazón
RAM

21 mayo 2009

Soy Ram. Para aquellos que no me conocen, soy Maestro instructor. Yo enseño esencialmente sobre las vías que os permiten realizar vuestro corazón. Vengo esta tarde porque, a nivel de mi radiación de consciencia, estoy ligado a la vibración y a la Luz del Arcángel Gabriel, no por la comunicación, sino para permitiros realizar el retorno a vuestro corazón. En relación a algunos conceptos que habéis manifestado en torno a vosotros, desde hace varios días, en relación a lo que vosotros llamáis decisiones, proyectos, caminos a trazar, en relación también, a las circunstancias de vuestras vidas que están ante de vosotros, en estas etapas tan cruciales para vuestro futuro y vuestro devenir, vengo a explicaros y a demostraros que la forma más justa de estar en la Luz es seguir lo que os dice la Luz. ¿Cómo os habla la Luz? Ella no puede hablar con palabras. La Luz que yo soy, penetra en este canal y emprende vías determinadas, antes de llegaros en forma de palabras. Las palabras solo son una parte muy limitada, de mi emanación. Sin embargo, yo concibo que las palabras en esta densidad que vivís y los pensamientos, son el órgano de manifestación de vuestra consciencia privilegiada. Así, es capital determinar si las palabras y los pensamientos vienen de vuestra Esencia o de vuestro ego. Ese mecanismo es muy importante comprenderlo, integrarlo, ponerlo en marcha. Esto evitará errores, retrasos, miedos y dudas.

Lo que procede y viene del corazón jamás provoca dudas. El corazón, los pensamientos y las palabras del corazón son certeza, son también evidencia, porque se imponen al alma sin pasar por el filtro de la mente inferior. Los pensamientos y las palabras del corazón existen realmente, pero son un lenguaje vibratorio de Luz, antes de ser las palabras que oís vosotros y los pensamientos que percibís. La etapa previa a la observación de vuestras palabras y de vuestros pensamientos es, evidentemente, la que consiste en establecer un estado de calma como el agua de un lago. Yo os he ensañado también, un proceso que permite de manera simple, a través de la focalización de vuestra consciencia en 6 puntos, una forma de abrir la vibración de la Luz. Sin embargo, vuestra forma de manifestación habitual en esta densidad, se hace de manera privilegiada por pensamientos, reflexiones y palabras. La mayoría de vuestras reflexiones, de vuestras palabras y de vuestros pensamientos, no vienen del corazón sino de vuestra mente. Mientras que ésta no sea suplantada por el corazón, los pensamientos, las palabras, las reflexiones que salen de vosotros, estarán coloreadas por vuestros deseos, por vuestros miedos, por vuestros modos de funcionamiento. Están por tanto disociados de las palabras, del pensamiento y de las reflexiones que vienen del corazón.

Hoy, en esta densidad, comenzáis a tener la experiencia entre las palabras del corazón y las palabras de la mente. Las palabras de la mente os inducen a una reflexión y una elección. La elección está determinada en relación a vuestras experiencias pasadas, en relación a vuestros aprendizajes. Os conducen de manera inexorable e ineludible, a equivocaros una vez de dos. Las palabras del corazón son simples y son simplicidad. Las palabras del corazón hacen vibrar vuestro corazón. Las palabras del corazón os sitúan en la Alegría. Las palabras de la mente os sitúan en la pena y la división. La reflexión que viene de la mente no desemboca en ninguna respuesta concreta. La reflexión que viene del corazón es Luz, Alegría, fluidez, sincronicidad y evidencia. ¿Es vuestra reflexión evidencia o es duda? ¿Vuestras palabras suscitan Alegría o interrogación? La interrogación induce a la duda, a la interrogación induce a la suspicacia, la interrogación induce al error. Las palabras del corazón, los pensamientos del corazón, vienen de la Fuente a vosotros. La Fuente no puede extraviarse, no puede equivocarse. La evidencia del corazón a través de las palabras, a través de la reflexión, a través de los pensamientos, se impone a vosotros sin repetición. Las palabras de la mente, los pensamientos de la mente, las reflexiones de la mente se repiten incansablemente y os hacen volver al seno de la ilusión y os hacen creer que decidís con toda independencia. Toda toma de decisión ligada a vuestra mente no es señal de Amor, sino señal de juicio, función únicamente de la satisfacción o de la insatisfacción de un deseo. Las palabras, los pensamientos y la reflexión que vienen del corazón se imponen como una evidencia y no serán en ningún caso, la satisfacción de un deseo o la satisfacción del ego. Estas palabras, estas reflexiones y estos pensamientos os atraviesan, yo diría, como una evidencia, como una flecha y sobre todo no os ahogan. Son ligeras porque liberan vuestro corazón, porque liberan vuestro camino y contribuyen a establecer en vosotros y fuera de vosotros, la fluidez del desarrollo de vuestro camino. La mente, las palabras, los pensamientos, las reflexiones que vienen de vuestra mente, añaden sombra a la sombra, ahogan vuestra Luz y apagan vuestra Alegría.

Así, situándoos en observador, podéis desde ahora, con vuestra propia mente, determinar de dónde vienen vuestras palabras, de dónde vienen vuestros pensamientos y de dónde vienen vuestras reflexiones. En la medida en que seáis capaces de discernir el origen de las palabras, de los pensamientos y las reflexiones, constataréis que en un caso, vais hacia la densidad y que en el otro caso, vais hacia la ligereza. Esto se traduce inexorablemente en vuestra vida exterior, en vuestra relación con el entorno, con los otros y con vosotros mismos. El lenguaje del corazón es Verdad, evidencia y certeza. No puede coaccionaros, ese lenguaje, a repetirse, a inducir miedos en vosotros, a inducir dudas en vosotros, eso solo lo hace la mente. Solo las palabras, los pensamientos y la reflexión que viene del ego, inducirán sistemáticamente en vosotros, una no permanencia, una no Alegría y mantendrán el miedo y los errores en vosotros.

Abandonándoos a la Luz, participáis en la eclosión de las palabras, de los pensamientos y de la reflexión del corazón. Esto es una enseñanza importante. También os he dicho que hacía falta, antes de decidir, situaros en el corazón. Esto es también la manera de evitar la preponderancia de vuestra mente porque, desde que ocurre un problema, llama en vosotros a una reflexión, de las palabras y del pensamiento, induciendo la elección y la duda. Si tomáis como hábito, antes incluso de ver un problema, situaros en el corazón, por meditación, por vibración, por polarización de consciencia, vais a permitir aclarar la interrogación y vais a permitir al corazón manifestarse a la Luz, aclarar lo que se propone. Esto os va a dar ligereza. Os va a evitar los miedos y las dudas. El miedo, las dudas, no pueden venir o proceder del corazón. El miedo, las dudas, las cóleras no existen sino a nivel del corazón. Existen únicamente a nivel del ego, a nivel de la mente. Todo el juego de vuestra mente, es haceros creer y haceros abrazar que no estáis en el corazón, que los miedos y la duda habitan vuestra alma. Esto no puede ser Verdad, en ningún momento. Y sin embargo, al abrazarlo jugaréis el juego de la separación, de la duda y los miedos. Ningún miedo, ninguna duda, puede proceder del corazón. El corazón os pone en Unidad, os pone en Alegría, os pone en fluidez. Y sin embargo decís que sois vosotros los que decidís. Pero no sois nunca vosotros los que decidís. Esto pasa a un nivel inconsciente, unido a la preeminencia de vuestras existencias pasadas, registradas y engramadas por vuestros sufrimientos, por vuestros deseos, por vuestras insatisfacciones. La decisión del corazón, más allá de ser una evidencia, da levedad a vuestro camino. Desde que comenzáis a situaros en observador, a situar vuestra consciencia en el corazón, os daréis cuenta muy rápido, de que vuestro camino y las circunstancias de vuestro camino se ordenan y organizan de manera milagrosa. En resumen, si dais un primer paso hacia la decisión del corazón, vuestro camino será un camino fácil, sean los que sean los obstáculos. El aprendizaje de saber cómo dirigir vuestra vida a través de los impulsos de vuestra mente, o a través de los impulsos de vuestro corazón, es indispensable hacerlo durante este periodo. La resultante es muy simple, tanto en vuestro cuerpo, como en vuestro camino.

La decisión de la mente implica, de alguna forma, tensión en vuestro cuerpo físico. La decisión de vuestro corazón implica liberación de las llamadas tensiones, en vuestro cuerpo. No puede ser de otra forma. Esto es muy simple de aplicar. Solo vuestra mente o vuestro ego querrán haceros creer que esto es insuperable. Pero yo os aseguro que no. Esto es de tal simplicidad que un niño que fuera formado en esto, evolucionaría de la manera más fluida y más feliz. Y sin embargo la humanidad ha elegido privilegiar el útil de la razón. El útil de la lógica y de la mente, basadas en la experiencia y la repetición, basadas en el ciclo de sufrimiento, de alternancia de placer y displacer, mientras que las palabras del corazón, las palabras de la Verdad y de la Luz del Amor no pueden, en ningún caso, inducir sufrimientos en vosotros, ni tensiones ni errores. La vía del corazón es la vía justa. Ella implica necesaria e invariablemente, elecciones justas, de acuerdo con vuestra Luz y de acuerdo con el plano de la Luz en vosotros. Así es para todas las elecciones que efectuéis. La Luz, vuestro corazón, vuestra Fuente son de lejos, más competentes e inteligentes que vuestra mente. La mente es muy útil en las situaciones que la requieren como ordenación y organización de la materia, tanto a través de tecnologías, como también a través de la organización de lo que vosotros llamáis grupo social.

Por el momento, la humanidad no tiene la experiencia del grupo social del corazón. Este no se podrá realizar más que si cambiáis, vosotros mismos, de modo de funcionamiento a título individual. Imaginad un grupo de hombres y mujeres cuyas decisiones ya no estén guiadas por los miedos, por las dudas, por las suspicacias, sino por la iluminación de la Luz. En ese momento, se genera de manera muy rápida, lo que yo llamaría una Unidad de consciencia. En esta Unidad de consciencia no puede existir la mínima rugosidad, la mínima distorsión, porque lo que dominará es la claridad, la Verdad, la transparencia, la honestidad. A partir del momento en que vuestra mente interviene, acordaros que ésta va a hacer todo para dividir, separar y manipular, no a causa de vuestras Sombras sino a causa de vuestros miedos y a causa de vuestros aprendizajes que habéis vivido, que no han estado orientados según las leyes del corazón. Es muy difícil volver a hacer un aprendizaje pero, por la gracia de la Luz que os alimenta hoy, es posible un nuevo aprendizaje. Es muy simple. La vibración del corazón, la vibración de vuestra consciencia a nivel de vuestros chakras, os facilitan la tarea. Este útil está activo en vosotros. Solo vosotros podéis dejarle la preeminencia, dejarle expresarse, dejarle desarrollarse.  Ante el aflujo de esta Luz, jamás vuestra mente tendrá talla para luchar. Os hará creer, por supuesto, que continúa siendo el Maestro. Si le alimentáis manteniendo la duda, el miedo y la ausencia de Alegría, evidentemente tomará la delantera. Puedo aseguraros que si os situáis en el corazón, más allá de las palabras, de los pensamientos y de la reflexión, encontraréis una facilidad para dirigir vuestro camino porque seréis guiados, seréis vosotros mismos la guía, seréis vosotros mismos el camino de Alegría y no podréis ir adonde no debéis ir.

He aquí algunas palabras que quería transmitiros. Si tenéis preguntas o cuestiones en relación a esto, quisiera aportar respuestas complementarias.

Pregunta: ¿Cuándo se quiere tener una respuesta por el corazón, lo mejor es plantear la cuestión después de haber activado las 6 claves?
La primera cosa que os he enseñado es la activación de las 6 puertas, de las 6 claves del corazón. Esto se obtiene, evidentemente, en un proceso en que la consciencia está únicamente orientada sobre ella, a fin de instalar en vosotros, la vibración del corazón de manera intermitente y a continuación, si perseveráis, de manera permanente.  Si esta activación se hace permanente o más o menos permanente, constataréis que en vuestras actividades de vigilia normal (profesional, relacional, incluso de elección), esta vibración fluctúa. Evidentemente, si durante la persistencia de esta vibración, viene una cuestión, una pregunta, debéis prestar atención a esta vibración existente, para saber, sentir y percibir cuál de las elecciones propuestas por vuestra mente, en este caso, aumenta o anula la vibración de vuestro corazón. Ahora la 2ª forma de proceder que se os ha comunicado en una segunda etapa, consiste en someter una elección al corazón. Las dos son posibles. Sin embargo, hay que comprender bien que lo que os he dado ahora, os permite acotar, independientemente del protocolo de las 6 claves, independientemente del cuestionamiento en el corazón, en función de la respuesta que se os da intelectualmente, si esta viene del corazón o de la mente. Hay pues 3 aspectos independientes y complementarios a esta práctica. En el 1er caso, vosotros abrís las puertas de vuestro corazón, vosotros percibís el chakra que vibra y que gira, vuestra consciencia está enchufada literalmente a la Alegría interior, a la fluidez. Si sois capaces de mantener este estado durante un tiempo suficientemente largo, la mente no puede luchar. La otra forma, independiente, la 2ª etapa, si lo preferís, consiste en someter una elección a la vibración del corazón. La 3ª etapa consiste en observar los efectos de los pensamientos, admitiendo que no sabéis de dónde vienen. Esto concierne tanto a los pensamientos como a las palabras, a las reflexiones, como a las decisiones. La decisión del corazón, por ejemplo, es de naturaleza franca, espontánea, directa, sin ninguna duda y no implica ninguna modificación. La decisión de la mente está sujeta al humor de vuestro instante, está sujeta a vuestras decisiones del instante, es mutable, jamás fija y sometida también a un estado de emociones, de Alegría o de tristeza pero jamás la Alegría interior que podéis sentir en el momento en que activáis las 6 claves del corazón. Así, cualquiera sea la etapa que consideréis, cualquiera que sea la forma en que procedáis, obtendréis de forma muy fácil, la respuesta por la vibración, por la instalación de la Alegría, o por la propia manifestación de lo que está sometido a vuestro intelecto, a vuestro corazón, a vuestro ego. Esta es una práctica esencial. Hay múltiples prácticas asociadas a la apertura y a la consciencia del corazón, pero las etapas que yo respeto obedecen a una lógica del corazón.

No tenemos más cuestiones, os damos las gracias.
Entonces, voy a poder transmitiros de nuevo, mi paz y mi bendición. Sois bendecidos. Os doy las gracias de haberme dado la ocasión de ir más adelante en mi enseñanza y en mi servicio. Os digo ciertamente hasta pronto. Recibid todo mi Amor.
Canalización Jean-Luc Ayoun
Transcripción : Veronique Loriot
Traducción : S.M.  

********************



13 DE MAYO 2009

Estar en el Corazón

RAM

13 mayo 2009

Soy RAM.  Recibid mi paz. Recibid mis bendiciones. Vengo por mi presencia, a continuar mi rol que es instruir la vida en el corazón. No he intervenido desde hace algún tiempo en relación con las efusiones que os transmite el Arcángel que vosotros llamáis Miguel. Las intervenciones de este ser, están destinadas a haceros descubrir la dimensión nueva. En efecto, he preferido esperar a que el trabajo espiritual del ultravioleta llegue, para algunos de vosotros, hasta el corazón. Así, hoy, vengo a continuar mi enseñanza. El paso de la vida fuera del corazón a la vida en el corazón es realmente, un nuevo nacimiento. Cuando la consciencia se estabiliza en el corazón, el mundo cambia, vuestra mirada sobre el mundo cambia, vuestra percepción del mundo cambia y cambia realmente para vosotros. La vida en el corazón es una vía dentro de esta densidad que recorréis, una vida nueva, una vida en que la distancia y la separación están abolidas, una vida en que la mente cartesiana no puede equivocaros más. Llegando a este nivel se disuelven en su mayor parte, los velos de la ilusión, los velos de la separación. Lo que marca el acceso a este nivel es el descubrimiento de un estado particular que os hace descubrir de manera verdadera, lo que está más allá incluso de la alegría, la serenidad, la pureza, la ausencia de conflicto interior. La vida se desarrolla entonces, según nuevas normas. El mundo exterior cambia porque vuestra mirada cambia, porque percibís en el otro, en los otros, los juegos de la ilusión y sin embargo, desaparece todo juicio. En este estado de felicidad, una vez que llegáis a este nivel de interioridad, de alineamiento, una nueva vida comienza entonces para vosotros, una vida en que no puede haber lugar para las dudas, para las preguntas. Llegando a este nivel, os dais cuenta de la vanidad, de la inutilidad de las construcciones mentales, de los juegos de poder, de dominación, los juegos de seducción incluso. Llegando a este nivel, estando de acuerdo con vosotros mismos, nunca, ninguno de los juegos del ego, de la personalidad, os interesan. Llegando a este nivel, os he hablado a menudo del sentido y la vivencia de la Unidad que se encuentra. Llegando a este nivel, las preguntas se callan, el sentido de la vida os aparece en su majestuosa simplicidad dónde, simplemente, las cuestiones y las dudas pierden todo su sitio. Llegando a este estado, las contradicciones inherentes a la vida del ego desaparecen. No tenéis nada que defender. No tenéis nada que probar. No tenéis nada más que demostrar. En ese nivel, no tenéis nada más que ser. La verdad y la realidad de lo que sois os aparecen con toda humildad, con toda simplicidad. Vivís en este momento, más allá de los juegos de construcción de lo que forma la personalidad. La personalidad está entonces, sujeta a la realidad del corazón, a la realidad de la Unidad. Ese estado corresponde a la gracia y a la felicidad de vuestros encuentros con vuestra Eternidad. En esta etapa, os son reveladas gradualmente vuestras filiaciones. Salís de la ilusión de pertenencia a esta realidad, para entrar en la pertenencia a vuestra propia Divinidad. En esa etapa se hace muy difícil mantener los velos de la ilusión, tanto en cuanto a lo que sois, como a lo que son los otros. Vuestra visión se hace penetrante. El tiempo que, sin embargo pasa, os aparece en la suprema ilusión que es. Os hacéis capaces, en ese momento, en esta etapa, de vivir de múltiples realidades a la vez. Los velos de la separación os son irremediablemente retirados, percibís la multiplicidad y el juego de las dimensiones que participan todas, en la misma Unidad.

Estar en el corazón no es una palabra vacía. Estar en el corazón no es ya, definir el corazón con la cabeza, sino el corazón con el corazón. Penetrando en este estado de alineamiento, penetrando en ese estado de unidad, os daréis cuenta de que no hay nada que combatir, que no hay ya nada que probar, que no hay nada que demostrar, a vosotros mismos como a los otros, como al mundo. En esta realidad nueva, se vive la unidad, pero también un sentimiento profundo de unificación con la Divinidad. Este estado se vive en humildad y en agradecimiento a la Fuente reencontrada. En esta etapa, no podéis ser equivocados y no podéis equivocar. En ese estado, la vida se hace felicidad. Encontrando vuestra filiación os hacéis capaces de conversar de alma a alma, de Espíritu a Espíritu, con la Luz, con el Amor, con los otros, en esta dimensión y en otras dimensiones. Ese estado requiere abandonar ciertas creencias. Ese estado requiere una neutralidad benevolente y produce una serenidad permanente. Las preocupaciones de la vida ordinaria no pueden hacer presa ya, en ese mismo estado. Así, se instala en vosotros la paz. Así, se instala en vosotros la verdad suprema que es Unidad, que es Belleza, que es Gloria, que es Luz, que es Amor. Ese estado de consciencia se acompaña de un estado vibratorio particular, vivido en medio de vuestro pecho, por una vibración particular marcando la apertura de vuestro Templo Interior y de la comunicación de vuestro interior con la Fuente. El trabajo del Arcángel Miguel está destinado a facilitaros el acceso a este nivel. En ese estado, se resuelven todas las emociones, todas las perturbaciones. En ese estado, así como muchos seres que lo han realizado, han dicho, escrito, manifestado, se realiza la alegría sin objeto, la alegría inefable de vivir simplemente esta verdad a ese nivel. Muchos seres se han expresado en este canal, en relación a soltar la presa, en relación al abandono, en relación a la confianza. Son palabras que puede aprehender vuestro intelecto y que sin embargo, solo son un pálido reflejo de la realidad, cuando llegáis a esa etapa. En ese nivel de consciencia, nada malo   puede ocurriros porque incluso el elemento más oscuro, se ilumina por el propio estado de vuestra consciencia. Cada cosa es así de manera irrevocable, en su lugar en el momento en que esto se produce. Vosotros acogéis con la misma gracia los acontecimientos exteriores, sean los que sean. Ningún elemento externo puede apagar esta Luz que está encendida en vosotros. Ninguna contrariedad que se hubiera vivido de un modo terrible a nivel del ego, puede perturbar de manera duradera, el nivel en que estáis.

Os he dado las claves preparatorias para disponer vuestro Templo Interior, a vivir esto. Todo ser humano que juega el juego de esta preparación, por el poder de la radiación Micaélica, de ahora en adelante está apto para vivir esta transformación. De todas formas, la aptitud para vivirlo no confiere de manera irremediable, la realidad de esa vivencia, pero sin embargo, se trata de una etapa capital hacia este camino. Debéis, si lo deseáis, definir cómo prioridad de vuestro Amor, como prioridad de vuestra vida, como prioridad de vuestros actos, el absoluto, la Divinidad, el Amor, el Cristo, la Luz. Toda vuestra alma se tiende entonces hacia este objetivo, no por una voluntad sino por una tensión que yo calificaría de obediencia, por una tensión de servicio hacia la Luz. Nadie puede servir dos maestros a la vez. ¿A quién queréis servir? ¿A vuestro ego, o a Dios, o a la Luz, o al Amor, o al Cristo u otras palabras aun? Servir al ego conduce de manera ineludible al sufrimiento perpetuo. Servir a Dios, a la Luz, al Cristo, al corazón, conduce a la alegría eterna. Pasar a ese nivel puede haceros creer que hay una montaña que ascender, una distancia inconmensurable, entre lo que sois y ese nivel a alcanzar. Pero esto no es verdad. Esto es una ilusión inducida por vuestro propio ego. No quiero decir con esto e inducir que el ego hay que despreciar. Al contrario, debe ser domesticado, asegurado, amado por lo que es y nada más. Vosotros habéis perdido el sentido de la realidad de vuestra Divinidad, el sentido y la realidad de vuestra Unidad. Sin embargo, y particularmente en estos tiempos y en esta época, las circunstancias de vida en la Tierra os facilitan grandemente el acceso a este nivel, a la realidad de vuestra Divinidad y de vuestro corazón. No basta con creer en el corazón para situarse en el corazón. Esto pide un impulso, una tensión total hacia él. La paradoja, si es que lo es, es que esta tensión va a la par con el soltar presa. Se trata de una tensión de la consciencia y no la tensión del ego o de vuestros cuerpos. No se trata tampoco, de una resistencia que vencer sino más bien de un estado de aceptación, de ligereza, de sumisión incluso a la verdad de la Luz. En ese estado y en ese nivel y en ese plano de la consciencia, gustáis de una forma muy fácil de la beatitud, de la felicidad, más allá de cualquier esfuerzo, ligado a la noción misma de servicio, a la noción misma de meditación, a la noción misma de voluntad de bien, porque esto está más allá y es muy diferente.

Acceder a su Esencia, acceder a su Divinidad corresponde totalmente a una forma de aquiescencia, a una forma como decía, de aligerar a la luz, a Cristo, a Dios, a Krishna, cualquiera que sea el nombre que le deis. Ese estado, ese nivel, este plano corresponde a la confianza. En ese estado de consciencia no puede haber obstáculo. El único obstáculo es el que es creado por el ego, por las resistencias, por la personalidad. A ese nivel la vida es gratuita, la abundancia es gratuita, pero ciertamente no la abundancia y la gratuidad que conoce el ego, sino más bien la abundancia de la vida, la gratuidad de la vida, la abundancia de la Luz, la gratuidad de la Luz, traduciéndose en un servicio espontáneo y no creado, por el Amor espontáneo y no dictado por ataduras, por nociones de placer o nociones de miedos. Este Amor no se traduce necesariamente en palabras, pero se traducirá necesariamente por un estado vibratorio, se traducirá necesariamente no por una voluntad de bien, sino por el bien encarnado y espontáneo. La preparación que está en curso, querida y decidida por el Gran Reloj Cósmico, por los Grandes Seres que velan sobre vuestra alma, ya ha llegado. Estas palabras que pronuncio, sea cuál sea la profundidad del sentido o no, que vosotros percibís, os volverán a la consciencia en el momento en que aceptéis totalmente vivir en este nivel, en este estado, en esta consciencia. Es importante, vosotros que me escucháis, vosotros que me leeréis, grabar estas palabras en alguna parte de vuestra consciencia porque son elegidas para imprimir su marca en vosotros. Ellas reúnen totalmente la paz que os presento al llegar, las bendiciones que os aporto al llegar a vuestra densidad. Así, la vida en el corazón es una vida nueva, es una vida plena en que no hay lugar para el vacío, donde no hay lugar para la duda, donde no hay sitio tampoco, para el ego y su pequeñez. La personalidad no desaparece sino que se enriquece, se pule, se forma a fin de conformarse a este estado de consciencia. Ésta, se hace poco a poco transparente, sin llegar a interrumpir la llama de vuestro corazón, la llama de vuestro Amor, sino que se pone al servicio de éste, se ofrece en obediencia a lo que nace en medido de vuestro pecho. Si insisto tanto en la localización de este estado de consciencia, es porque se trata de una verdad vivida y no de un concepto disfrazado o maquillado por la mente. Vivir en el corazón no es una idea ni un concepto, ni un comportamiento, sino más bien una vibración de la consciencia, naciente en medio de vuestro pecho, que os es posible sentir que aumenta en función de las circunstancias pero, en ningún caso, extinguirse. Esta vibración sentida en medio del pecho, marca la verdad total de vuestra instalación en el corazón. Ese estado no está en función de vuestros humores, de vuestras meditaciones, del entorno. Solo el resurgir de vuestra mente egótica puede a veces, atenuarlo, disminuirlo, sin interrumpirlo jamás. El trabajo de efusión del Arcángel Miguel y de los otros múltiples Grandes Seres que le acompañan, está ahí para realizar la eclosión de esta realidad en la realidad densa. Pero, como os han dicho, y yo repito, vosotros solos y solamente vosotros, podéis penetrar vuestro santuario. La única cosa que puede bloquear aun el acceso a ese plano, a ese nivel, a ese estado, no es tanto vuestro ego en sí mismo, sino más bien el miedo que es generado por el ego. El miedo de perder, pero no hay nada que perder. Esto es una ilusión. No hay nada en absoluto que vayáis a dejar detrás de vosotros. La adhesión que se os pide es una adhesión de corazón. No puede existir esa adhesión, mientras seáis un hombre o una mujer de compromiso, mientras seáis un hombre o una mujer que tiene la costumbre de expresarse, de pensar, de vivir, en la dualidad y por la dualidad. Comprended bien que la dualidad no es un error, no es represable    sino que no podéis vivir la Unidad preservando vuestra dualidad. Es en ese sentido que se os ha pedido por muchos seres, no juzgar porque el juicio es un acto de dualidad. El estado de Unidad no puede juzgar. El estado de Unidad no puede ser contrario a lo que sea, porque la Unidad se basta a sí misma. Esta vibración, este estado de consciencia, es una realidad. No es, repito, un concepto, una visión de la mente, o aun algo abstracto o lejano. He aquí lo que hoy, tenía ganas de añadir. Si tenéis preguntas, en relación a estas palabras, trataré de aportar una aclaración diferente que la que acabo de daros. Pero debéis guardar presente en el espíritu que la vida en el corazón se manifiesta por una vibración. Igual que la mayoría de vosotros habéis comenzado, de manera reciente o mucho más antigua, a sentir la vibración en vuestra cabeza, esta misma vibración debe instalarse de manera casi permanente en vuestro pecho. Esto será marcado, antes incluso de que percibáis las modificaciones de consciencia, la realidad de vuestra instalación en ese estado, a ese nivel de consciencia del corazón. Entonces, quisiera ahora escuchar.

No tenemos cuestiones. Os damos las gracias.
Entonces, antes de dejaros, recibid toda mi paz, todas mis bendiciones, todo mi Amor y toda mi gratitud por haber acogido estas pocas palabras. Sed bendecidos. Volveré ulteriormente para continuar mi enseñanza, por las prácticas energéticas orientadas al corazón que os ayudarán a sentir la vibración de vuestro corazón y a vivir e instalaros en ese estado, en ese nivel. Sed bendecidos.
Canalización Jean-Luc Ayoun
Transcripción : Veronique Loriot
Traducción : S.M.  


 *******************


10 de ABRIL 2009


Acerca de la Transmisión de la Irradiación del Corazón
RAM

10 de Abril 2009

Yo soy Ram.  Reciban mi Paz.  Reciban mi bendición.  Bien amados hijos de la Ley del Uno, durante nuestra última entrevista, les expresé un cierto número de  realidades y de ejercicios en relación con la transmisión de la radiación del corazón.  Los he comprometido a experimentar esto a fin de esta cada vez más de acuerdo con la Unidad, la Verdad y vuestro destino. Hoy, quería, en un primer tiempo, expresar un poco más los elementos en relación con el proceso de transmisión de radiación del corazón, una vez que vuestro corazón es activado (y que esto puede ser realizado por el proceso de meditación activa sobre las seis claves que abren las puertas del corazón (Nde. Este protocolo es parte del mensaje de RAM del 26 de Diciembre 2008), una vez que hayan tomado la experiencia de trabajar con la transmisión de la radiación del corazón, llegará un momento importante donde la acción no será ya dirigida por vuestra conciencia, por vuestra atención y por vuestro mental, llegará un momento reconocible entre todos (por una serie de manifestaciones que voy a describirles) donde, a fuerza de  haber experimentado la transmisión de la radiación del corazón, esto pasará en un modo autónomo.  El pasaje en modo autónomo de la transmisión de la radiación del corazón significa la iluminación definitiva de vuestra Luz interior.

Este proceso es anunciado por una serie de fenómenos. Puede ocurrir muy rápidamente después de haber puesto en obra el principio de la radiación del corazón.  Puede también necesitar cierto aprendizaje y varias repeticiones.  Sin embargo, cuando lleguen a este momento preciso, que llamaría por lo tanto la autonomía del corazón, es el momento, una vez más, donde el mental (o mente) y la consciencia ya no dictarán la irradiación de vuestro corazón pero donde este emitirá de manera autónoma, la Luz.  Hay una serie de primicias que deben conocer ya que ellas se manifestarán necesariamente al enfoque de vuestra autonomía y al enfoque de la vibración autónoma de vuestro corazón.  Esto resultará en primer lugar al nivel del desarrollo de sus umbrales de conciencia.  Han atravesado, justo antes del período de la autonomía, un momento importante.  Este momento es reconocible entre todos ya que, llamaría este momento, el momento de la última duda.  Es el momento del último asalto del mental (o mente) inferior cara a la irrupción del mental (o mente)  superior o, si prefieren, el intelecto y la iluminación Supramental.  El pasaje de uno al otro se acompaña de una crisis extrema de conciencia tendiendo a hacerles ver la vida bajo su lado el más sombrío. Este proceso ha sido perfectamente descrito en las diferentes corrientes evolutivas y en particular en vuestra tradición occidental. Este proceso perfectamente conocido ha sido llamado la noche negra del alma. Ha sido perfectamente descrito por un cierto número de místicos habiendo vivido esto de manera desproporcionada durante vuestra edad-media.  Algunos seres han dejado escritos minuciosos de este período.  Les aseguro,  que en esta fase que viven en vuestra humanidad actual, este período no tendrá ciertamente la duración que ha podido tener para algunos de los místicos que la han vivido durante toda su vida. Ustedes vivirán esto en forma acelerada. Les parecerá, a pesar de la potencia de la irradiación del Amor que sentirán, estar sumergidos en una noche negra, una noche de cuestionamientos, una noche de oscuridad donde todo lo que han vivido vinculado a la activación del corazón, vinculado a la activación de vuestra conciencia, vinculado a la constitución de vuestro cuerpo de Luz, va a ser negado y rechazado en bloque. Este momento es el momento que precede a la entrada en Unidad.

Acercándose aún más de la entrada en Unidad, perciben con acuidad, con intensidad, la diferencia existente entre la dimensión del corazón y la dimensión de la razón encarnada y verán las oposiciones entre las dos.  Tendrán tendencia a rechazar todo lo relacionado con la Luz, todo en la esperanza de lo más profundo de vuestro corazón.  En este momento, a la culminación, en el apogeo de esta toma de conciencia, sobrevendrán algunos mecanismos energéticos extremadamente potentes que deberán asegurarles el desenlace del proceso.  Esto concierne a un proceso energético extremadamente potente, extremadamente violento, no teniendo nada que ver con lo que ha sido descrito en los trabajos orientales, concernientes en particular al despertar o la subida de la Kundalini o aún el despertar o la realización del Divino en sí mismos.  Esta etapa firma el retorno a la Unidad, a la vibración de la Unidad, a la constitución última de vuestro cuerpo de Luz y a vuestra etapa pre-ascensional. Esto se traducirá como un abrasamiento de fuego sobreviniendo en lo más profundo de vuestra noche negra de la interrogación, sobreviniendo en medio de vuestro pecho, haciendo recorrer un fuego partiendo de este centro y dirigiéndose hacia el conjunto de vuestras cinco extremidades: Las dos manos, los dos pies y la cabeza.  Dándoles un sentimiento de muerte inminente, un fuego violento, un fuego arrasador que les dará la impresión de vivir sobre una hoguera.  Esto corresponde a un proceso que ha sido vivido de manera individual por algunos seres que durante su última encarnación llegaron a la etapa última de la humanidad y que debían pasar próximamente a otro estado vibratorio.  Esto corresponde a una quemadura propagándose desde la parte central del corazón y antes de ir, en un tiempo muy corto, a recorrer todas las partes de vuestro cuerpo.  En este momento, las vibraciones serán tales que vivirán una impresión de explosión, de desintegración total. Pero están prevenidos, esto no es una destrucción sino mas bien la construcción final de vuestro Templo de Luz destinado a hacerlos vivir finalmente en Unidad.  Este momento es un momento reconocible entre todos, por las manifestaciones premonitorias relacionadas a la noche negra del alma y por el proceso energético que va a partir de vuestro corazón e invadir toda vuestra estructura física. Esto es algo que será el resultado lógico de vuestro trabajo de radiación de Luz a partir del corazón.  Deben estar prevenidos.  Este es el medio de aceptar la finalidad inexorable. Este momento pasará entre el período de vuestro verano hasta el momento del fin de vuestro sistema solar. Esto está en curso. Esto está comprometido. El proceso, una vez que se inicie, no podrá ya nunca ir hacia atrás. Les conferirá el estatuto real de vuestra Unidad y de vuestra Divinidad. Encontrarán, una vez que el fuego haya consumido totalmente vuestro cuerpo, encontrarán individualmente el conjunto de vuestras memorias sobre el origen de vuestra creación, sobre vuestro destino, sobre vuestro camino y sobre vuestra finalidad.  Este es un momento grandioso. El firma el final de la disociación, el final de vuestro estado dividido y separado y el regreso en Gloria en vuestra Divinidad la más total. Quería informales de este momento a fin de que estén prevenidos y que en el momento donde esto ocurra, no les perturbe más que lo que debe ser. Sin embargo, esta perturbación es necesaria, ella les permitirá vivir, finalmente, el proceso de modificación de vuestro modo de conciencia y de vuestro modo de vida y de vuestro acceso dimensional. Sin embargo, la mejor  de las preparaciones que tienen que hacer, lo repito, es antes que nada activar las energías de vuestro corazón, aceptar la vibración de la radiación del ultravioleta a nivel de vuestra cabeza.  En el momento donde sientan esto, hacer descender esta presión de la radiación a nivel de vuestro corazón.  Independientemente, en el momento de estos períodos de descenso de las energías transmitidas por los diferentes cónclaves y cenáculos de seres de Luz, les pertenecerá también desbloquear las seis puertas del corazón.  Cuando hayan hecho esto, serán capaces de pulsar esta vibración de la radiación de la Luz, de irradiar de vuestro corazón, en lo que concierne al conjunto de la creación: un ser humano, un vegetal, un animal, un grupo de hombres o un país. Entre más hagan esto, lo nutrirán más, y permitirán más un movimiento cada vez más rápido y cada vez mas fácil a nivel de la humanidad encarnada.  Este es vuestro rol.

Una vez que hayan iluminado vuestro corazón, una vez que la vibración del ultravioleta haya alcanzado vuestro corazón, podrán dar comienzo al proceso de radiación de la Luz del corazón. 

A Fuerza de hacer la experiencia de irradiar esta Luz, se darán cuenta que se acercan a un momento donde, han crecido en Alegría, donde han crecido en Unidad, y sobreviene un momento de confusión. Este momento de confusión es la última confusión precediendo vuestro regreso a la Unidad.  Este momento será breve a condición de estar advertidos, de estar concientes, de estar lúcidos y de pedir la ayuda de la Luz durante este momento. Obviamente, vuestro mental y vuestra conciencia disociada, dividida les gritará que todo esto es falso, que todo esto es ilusión y, sin embargo, deben ir más allá, no hay otra posibilidad para acceder a vuestra Unidad. Este camino, muy pocos seres humanos, una vez más, lo han vivido durante este ciclo de encarnación. Este proceso ha sido reservado a un cierto número de místicos habiendo vivido una unión total con el principio solar o aún el principio Crístico. Esto seres allí han vivido realmente esto, tal como ellos lo han descrito y tal como esto ha sido registrado por algunos de vuestros místicos occidentales. Esta etapa es el garante de vuestra Unidad, una vez que hayan pasado esta última etapa de confusión, que esta esté muy próxima del fin de esta dimensión, o que esté suficientemente alejada, se darán cuenta que han superado la fase del despertar y de la realización pero que realmente han entrado en estado de vuestra Divinidad.  En efecto, muchos seres tratan de hablar, a través de palabras idénticas o diferentes, de realidades completamente diferentes. Es muy fácil, con las energías que vive este planeta en este momento, de acceder a los estados particulares de conciencia pero el acceso a estos estados particulares de conciencia no es la prueba, ni la certeza que este estado de conciencia esté estabilizado en ustedes. Solo es una experiencia que puede hacerlos entrever algunas verdades espirituales, de hacerlos vivir algunos estados de conciencia llamados cósmicos o aún mucho más allá. Pero, sin embargo esto no será jamás el garante de que hayan estabilizado este estado en ustedes.  La estabilización de este estado, el regreso a vuestra Divinidad no puede hacerse que a partir del momento donde hayan pasado esta última etapa que les vine a describir. La única forma de llegar a esta etapa tan temida y no obstante tan indispensable consiste en emitir lo más posible esta radiación de Luz de vuestro Corazón. Efectuarla sobre todo ser viviente, sobre toda forma de conciencia, sobre toda forma de pensamiento, sobre toda forma de emoción pero sobre todo no hablar ya que el simple hecho de hablar bastará para interrumpir el flujo de la radiación. Es necesario entender que, el momento dado donde ustedes se identificarán a esta radiación, donde devendrán ustedes mismos este flujo y esta radiación que parte de vuestro corazón, no podrán ya hacer ninguna distinción entre ustedes, emisor, y el receptor.  Habrá una alquimia total entre el emisor y el receptor.

Lo que firmará el fin de vuestro estado de división. En ese momento allí, atravesarán la etapa que les he descrito.  Esto puede llegar desde ahora y, una vez más, tienen hasta el momento final para conseguirlo.  Esto es muy importante. Este es un evento que se producirá para muchos seres humanos.  Aquellos que estarán informados tendrán más facilidad, obviamente, a realizarlo. Sin embargo, si quieren conocer un poco más sobre este proceso, no me corresponde extenderme, esto tomaría demasiado tiempo.  Los invito a leer, a examinar, a impregnarse de lo que ha sido vivido por algunos seres habiendo vivido esta noche negra del alma. He aquí lo que tenía que decirles. Esto fue breve. Esto es importante. Aún tenemos un trabajo de práctica que hacer, pero de ahora en adelante si tal es vuestro deseo, quiero responder a vuestras interrogaciones en relación a este proceso.

Pregunta: ¿Qué es a lo que usted llama consumirse?
Consumirse es una realidad.  Vivirán, en el interior, un fuego.  El fuego, por definición, consume. Se trata de una purificación total en relación a vuestra condición, tal como la conocen desde hace ya 50 mil años. Esta consumación, a nivel individual, les permitirá el acceso a la Unidad. Existe también un mecanismo de consumación total planetaria. Esto es otro proceso sobre el cual hablaré llegado y querido el momento.

Pregunta: Hay a veces las gentes que se queman, literalmente, que se incendian.  ¿Esto es el mismo proceso?
Si, sobre un cuerpo que no está listo.

Pregunta: ¿Cuánto tiempo puede durar la noche negra del alma?
Estrictamente su duración mínima es de tres días. El máximo es de tres años.

Pregunta: ¿Es deseable aminorar los efectos de esta noche negra del alma, por ejemplo con la homeopatía, o las flores de Bach?
Ningún remedio de naturaleza tridimensional es capaz, incluso sobre las plantas más sutiles, de suprimir esta noche negra del alma.  Solo el abandono permitirá suprimirla.

Pregunta: ¿Si uno irradia esta Luz del corazón sobre una persona que no está lista a recibirla, esto no tiene el riesgo de nutrir, más bien, su lado de sombra?
Esto no tiene ninguna importancia ya que si esto nutre su lado sombra es que este es su camino.  Sin embargo, no olviden que ustedes hacen parte de un proyecto mucho más grande que el vuestro que es el proyecto del conjunto de esta creación.

Bien Amado Arcángel Miguel ha hablado de la presión de la radiación del ultravioleta. El les ha hablado de una serie de de vibraciones manifestándose actualmente sobre la Tierra.  Aquellos que no están listos, no estarán listos. Sin embargo, esto no debe interrumpir vuestra calidad de irradiación.  Por el contrario, hay una acumulación y un lado exponencial de esta calidad de radiación del corazón. Tal vez serán ustedes numerosos a comenzar este camino, tal vez la presión de la radiación del ultravioleta permitirá la iluminación de algunas almas, en el tiempo que les es impartida.

Pregunta: ¿Uno puede entonces irradiar sobre cualquiera o cualquier cosa de manera no específica?
Ustedes se darán cuenta que, en un primer tiempo, tienen la necesidad de concentrarla sobre un ser viviente, cualquiera que sea.  A medida de la calidad de vuestra transmisión, serán capaces de centrarla en los elementos de vida cada vez más importantes.  Pero están obligados a centrarla: Este es el principio del emisor-receptor. Solo en el momento cuando reintegren vuestra dimensión unitaria que no tendrán ya necesidad de centrar porque esto se hará de manera automática, auténtica, espontánea y total pero no antes.

Pregunta: A partir de qué momento se sabe que uno está listo para irradiar esta Luz?
De dos maneras: La primera es descubrir, percibir y sentir en ustedes la presión de la radiación del ultravioleta, esta presión real que se ejerce a nivel de vuestro pecho.

Segundo caso: No están aún alimentados por la presión de la radiación del ultravioleta retransmitido por el Arcángel Miguel, en cuyo caso, han hecho un trabajo, sea lo que sea, de activación de vuestro chakra del corazón. En ese momento, se trata de una vibración y no de una presión que afecta la región de lo que ha sido llamado el chakra del corazón. A partir del momento donde, por la liberación de las seis claves del corazón o por la acción de la presión de la radiación (sobre todo si las dos energías son conjuntas), percibirán presión y radiación a nivel del corazón, podrán en ese momento, transmitir la radiación.

Pregunta: Si uno no logra sobrepasar nuestra forma de dualidad, ¿Puede uno a pesar de todo pasar a la quinta dimensión?
La quinta dimensión, tal como la llaman, no es un castigo ni una recompensa. Esto firma simplemente que son capaces de ir más allá de vuestra condición actual. Una vez más, no se trata de una recompensa sino de una evolución lógica, natural espontánea, al final de lo que viven. Esto sobreviene al final de cada vida. Sin embargo ninguno de ustedes sabe si es capaz de sobrepasar totalmente la dualidad.  Cualquiera que sea el camino recorrido, cualquiera que sea el despertar de sus centros energéticos, cualquiera que sea la constitución de sus cuerpos de Luz, sin importar el despertar de la Kundalini, independientemente de su grado de misticismo, independientemente de su grado de contacto con otras realidades. Esto no podrá suceder (y no tendrán esta certeza) que después de haber vivido el abandono, no antes.

Pregunta: ¿Los latidos del corazón en el pecho pueden ser las primicias de lo que describe?
Si.

Pregunta: ¿Qué pasa en una pareja cuyo camino hacia la ascensión es paralelo? ¿Es que ellos pueden ascender al mismo tiempo o es que es un paso individual?
Lo que ustedes llaman pareja puede percibirse en diferentes niveles. Yo diría que, para el conjunto de la humanidad actualmente encarnada, el concepto de pareja se basa sobre una noción de posesión y no sobre una noción de liberación o de libertad ya que observan en el otro, aprecian en el otro, lo que carecen en sí mismos. Así pues,  el débil va a apreciar al fuerte. El fuerte va a apreciar al débil porque carece de debilidad en su interior. Esta es una relación de dependencia relacionada a la dualidad inscrita en el hombre y en la mujer.  Este es un principio fundamental.  Muy pocas relaciones hoy, han sido realizadas o se realizan aún sobre la cooperación de almas.  Existe un segundo nivel de pareja. El segundo nivel de pareja es llamado almas hermanas.  El tercer nivel de pareja es llamado almas gemelas y el cuarto nivel de pareja es llamado la pareja de cooperación.  La pareja de cooperación tiene la particularidad de estar totalmente libre de apegos kármicos positivos o negativos, de apegos relacionados al origen común de su alma, de apegos en cuanto al devenir mismo de su alma en el proceso de la ascensión.  La ascensión no se vive a través del otro, quienquiera que sea.  La ascensión no se vive a través de un Maestro, el que sea.  Sin embargo, algunos de ustedes conectan lo que uno ha llamado y de lo que les he hablado que son los linajes.  Los linajes son un requisito indispensable a una cierta forma de ascensión.  Sin embargo el concepto de ascensión es un proceso individual, en el sentido más noble y el más terrible del término.  Son ayudados pero nadie puede hacer el camino en vuestro lugar, nadie puede colocarse en vuestro lugar, en vuestro corazón, esto es una decisión que les pertenece.

Así pues la ascensión es un proceso a la vez individual pero también colectivo puesto que sobreviene en el momento donde el conjunto de la colectividad de conciencias humanas y no humanas va a adquirir un estatus diferente.  Por lo tanto la ascensión debe realizarse solo, no importando que vivan solos o en pareja, o en grupo.  Sin embargo, entiendan bien que el 99% de las relaciones humanas en una pareja, o fuera de una pareja, están basadas sobre la noción de lucro, de la misma manera que han basado este mundo sobre la noción de ganancia.  La ganancia que podía ser un beneficio del alma se ha transformado, a medida de los milenios, en ganancia relacionada a la encarnación, cualquiera que sea esta ganancia.  Ustedes deben construir las relaciones libres, que esto sea en pareja, que esto sea en grupo.  No deben depender de nadie más si esto no es a través de las capacidades, las informaciones, los conocimientos y de la contribución de alma que ustedes aportan a los demás.  Deben estar juntos pero deben hacer solos el camino. No hay otra alternativa.  Sin embargo,  concibo que de agruparse, de formar parte de un grupo participe en la creación de un egregor.  Pero reflexionen bien: un egregor, cualquiera que sea, es un encerramiento. El único egregor que no sea un encerramiento es aquel que viene hacia ustedes porque es retransmitido por el Arcángel Miguel y viene sobretodo del pensamiento y del corazón de la Luz. Aquél que los hace libres. Todos los otros egrégores los encierran en lo que han creado, lo que sea, y lo que es encerrante debe desaparecer en el fin de ciclo.

Pregunta: ¿Practicar una actividad deportiva puede ayudar a la integración de este proceso? 
Para algunas almas, si, ciertamente. Para otras no. Todo esto es una cuestión muy personal.

No tenemos más preguntas, les agradecemos.
Entonces, si lo quieren bien, vamos a respirar tranquilamente, con calma, en silencio, a fin de permitirme en compañía de vuestro Arcángel Miguel de transmitirles, a la vez, la presión del ultravioleta y la radiación del corazón ya que esto es mi transmisión, para mí, para ustedes. Las dos van a combinarse.

...Efusión de energía...
Les transmito mi Paz. Les transmito mis Bendiciones y los invito a descansar en este estado algunos instantes.  En cuanto a mí, les digo hasta pronto.
Canalización Jean-Luc Ayoun
Transcripción : Veronique Loriot
Traducción : OD  


*****************


28 DE MARZO 2009

Cómo Elegir con la Vibración del Corazón

RAM

28 de Marzo 2009

Yo soy Ram.  Reciban mis Bendiciones.  Reciban todo mi Amor.  Durante nuestro último encuentro hemos expresado algunas cosas vinculadas a la transmisión de la radiación del Amor.  Me gustaría darles un cierto número de aclaraciones (siempre por las palabras, aunque también por el silencio, pero también por la Luz y la Vibración), algunos conceptos relativos a la Verdad al mental, a la elección y al Corazón.  La mayoría del tiempo las decisiones que toman desde las más simples hasta las más complejas involucrando vuestro futuro y vuestro porvenir, son emanadas de un cierto número de elecciones que les son propuestas por vuestra mente. Esto va a basarse sobre algunos elementos que les proporcionarán los elementos de elección.  El problema es que el mental les propondrá sistemáticamente (y siempre en definitiva) dos opciones, y estas dos opciones serán siempre salidas de la dualidad en la cual viven.  Es necesario algún aprendizaje antes de que el mental devenga iluminado por el Amor y la Luz.  Pero de una manera general, el conjunto de vuestras decisiones, el conjunto de vuestras opciones se derivan sistemáticamente de lo que les es propuesto por el mental, en función de un juicio dual, vinculado a vuestra propia dualidad.  Y esta opción consistirá siempre en decidir si, si o no, hacen algo o no.  La decisión iluminada por la Luz del Amor presenta una tonalidad profundamente diferente.  Ella no está derivada de vuestros hábitos, de vuestros comportamientos que dictan la opción de vuestro mental, más bien de una apertura propicia para acoger lo que viene de la Luz.  La opción originada del Amor no se manifiesta por las construcciones mentales derivadas de vuestros hábitos, derivadas de vuestros comportamientos, de vuestra educación.  La única referencia de la elección resultante del Amor y de la Luz viene por lo tanto de la iluminación, brillante o no, que comportará la elección que van a hacer.  Lo más importante es aprender a escuchar, en el silencio del mental, lo que dice vuestro corazón.  Muy a menudo, el mental no quiere lo que vuestro corazón elegiría en su lugar y, sin embargo qué de errores podrían ser evitados si tuvieran por hábito reciente ponerse a la escucha, no de lo que les dicta el mental (en función de su aprendizaje, una vez más, función de sus niveles educativos de sus prejuicios) sino también de lo que los aleja de la Luz.  Pero,  mucho más, si comienzan a escuchar lo que dice la vibración de vuestro corazón en relación a una decisión, está será, incluso si es contraria y opuesta a lo que piensa vuestro mental, de cualquier forma más justa y mucho más eficaz para vuestro devenir.  Les pertenece por lo tanto hacer el aprendizaje de esta respuesta del corazón, en lugar de elegir del mental.  Ya que la respuesta del corazón es por Esencia Unidad y fluidez mientras que la respuesta del mental, incluso inspirada por los más altos valores morales, los conducirá necesariamente al estancamiento un día u otro.  Lo que no puede, por supuesto, absolutamente generar la decisión del corazón a una decisión de vida, deben imperativamente salir de la noción dual que va a querer imponerse por la actividad misma de vuestro mental.  Pueden experimentar esta noción de elección para dos cosas relativamente simples donde el mental tiene solo poco que decir.  Por ejemplo, la opción de adquirir tal alimento más bien que otro alimento; en este caso, el mental solo podrá proponerles la noción de gusto y de placer y de disgusto sin que entren en consideración datos mucho más complejos poniendo a trabajar vuestro emocional o incluso las decisiones de vida mucho más importantes. Ante una elección de legumbres, por ejemplo, ustedes vacilan entre comprar una lechuga o una fruta.  Y bien, toman por hábito de elegir como lo hacen habitualmente (dictados por las consideraciones de carencia, de placer, de disgusto o de otra cosa vinculada a vuestras cualidades gustativas) pero deténganse simplemente delante de la opción que les es ofrecida ante dos legumbres (o entre una legumbre y una fruta, esto es exactamente la misma cosa).  En ese momento allí, ustedes hacen callar vuestro mental.  Se ponen en un estado de alineamiento interior (hay para esto muchas técnicas) y a partir de este momento, se enchufan, como ustedes dicen, colocan vuestra consciencia sobre uno de los dos elementos a elegir y experimentan lo que pasa en el interior de ustedes. Experimentan la señal que es para ustedes la de la decisión justa.  Obviamente, esta decisión no debe ser hecha de una actividad mental sino más bien de una vibración partiendo del centro de vuestro ser es decir en el pecho.   Se imaginan que si esto trabaja para una fruta o una legumbre (y constatarán que esto trabaja muy fácilmente y extremadamente rápido) puede ser un poco más difícil para las decisiones importantes de la vida llevándolos no sobre una comida sino sobre un futuro y un devenir diferentes. Esto puede hacerse también para una decisión de elección afectiva, como la elección de vida o aún de región de vida o en relación con los elementos o los acontecimientos previstos o temidos.  Y bien, necesitan salir, allí, una vez más, de manera ciertamente un poco más prolongada, de la actividad de vuestro mental, expulsando de vuestro espíritu todo lo que está en relación con la elección.  Dejen instalarse un estado de fluidez de tranquilidad, de serenidad y de pacificación de vuestro mental, emocional y físico.  Esta vez es suficiente conectarse a uno de los elementos de elección a una de las dos propuestas y en este momento allí, escuchar no lo que dice vuestra cabeza sino lo que pase a nivel de la vibración.  Hacer lo mismo para la segunda opción posible.  Obviamente esto les parecerá mas difícil y arduo de implementar que para la decisión de una fruta o una legumbre.  Sin embargo, constatarán muy rápido que la vibración les responde.  Esto es exactamente lo que es utilizado por la manipulación de ciertos instrumentos que ustedes llaman de radiestesia, como péndulos u otro tipo de antenas.  Simplemente, allí ustedes deciden que la respuesta se sitúe simplemente al nivel de la vibración de vuestro corazón.  Obviamente, existen los casos donde van a darse cuenta de que una de las dos opciones va a llevarlos a percibir una región diferente de vuestro corazón, en particular vinculado al nivel del plexo solar, de lo que uno llama el chakra Manipura.  En este caso allí, la respuesta no es justa, ya que la respuesta pone en juego vuestro estado emocional y a veces la respuesta del corazón será diametralmente opuesta a la respuesta de vuestras emociones o de vuestro mental.

Ahora, estén seguros de una cosa, es que si siguen la vibración de vuestro corazón en relación a una decisión importante de vuestra vida (incluso se les parece al contrario de lo que desearían o de lo que querrían) estén seguros de que ella será positiva en todos los sentidos del término, tanto para vuestra evolución espiritual, que, incluso para las condiciones mismas de vuestra vida  y del curso de vuestra elección.  Es profundamente diferente establecer la Verdad ya que lo que obtendrán no es la Verdad, ella es la Verdad de vuestro corazón que corresponde a vuestro camino y a vuestra Verdad interior, incluso si ella está en oposición con la Verdad que les dictará el mental y por lo tanto aceptada como verdad por el conjunto de gentes y el conjunto de los comportamientos y las educaciones vividas por la mayoría de las gentes. La escucha del Corazón, la escucha de la vibración en respuesta a una elección, los va a poner en un camino de armonía, de fluidez y de facilidad.  Se darán cuenta muy rápidamente que siguiendo las opciones de la vibración del corazón, las elecciones serán mucho más simples, mucho más fáciles y mucho más consecuentes a nivel de los frutos que esto aportará para ustedes y abrirá en ustedes.  La Verdad salida del corazón pero no la verdad de la mente.  Puede parecer a veces, una serie de elementos que son muy reales y concretos de una lógica imparable a nivel de la razón, y sin embargo encontrarán que la vibración del corazón está al contrario de lo que les dictaría el mental.  Ahora, les pertenece seguir, lo más a menudo posible, el camino del corazón y sobretodo ignorar lo que dicte el mental.  Esto es extremadamente importante ya que, en un futuro extremadamente próximo, todos los seres humanos tendrán que hacer decisiones importantes.  Estas elecciones, obviamente no están vinculadas a opciones espirituales en relación a vuestro devenir sino involucradas, de toda forma, a vuestra manera de vivir, vuestra manera de vivir este futuro y este devenir y, obviamente, un cierto número de opciones implicarán las consecuencias que serán diametralmente opuestas y profundamente diferentes según si la elección fue hecha por el mental o por el corazón.  He aquí ahora lo que pasa, si lo quieren bien, estando a la escucha de la vibración en el momento donde aceptan la vibración de vuestro corazón como Fuente última de vuestra Verdad y no ya la herramienta mental.

... Efusión de Energía...

Ahora si lo quieren, continuamos por las palabras.  Cara a una decisión importante en vuestra vida, hay tres opciones posibles, siempre en la dualidad: ya sea la opción dictada por el mental (en ese momento, se engañarán una vez sobre dos, lo que es lógico) ya sea la opción dictada por la vibración del Corazón (pero no se engañarán nunca) sea que acepten la vibración de vuestro plexo solar, en cuyo caso todas las decisiones que tomen estarán coloreadas por los deseos de vuestro ego y se engañarán a sí mismos en un 90%.  Del conjunto de opciones de vida, de las decisiones que tomarán, se derivará el conjunto de lo que tendrán que vivir en los tiempos que viven.  Así pues, los animo a seguir la vía del Corazón ya que ella es la única que les dará los mejores valores y la mejor solución a todo problema puesto por la existencia, incluso si esto les parece a priori completamente desarticulado y completamente al contrario de lo que querrían la razón y la lógica.  El Corazón no conoce ni lógica, ni razón.  No conoce mas que vuestra Verdad,, de acuerdo con vuestra Esencia.  Solo sabe lo que es justo para ustedes y nunca estará coloreado por vuestros deseos o por las conveniencias o por la educación o aún por los comportamientos que ustedes reproducen infinitamente, originados incluso de la estructura de la dualidad en la cual ustedes viven.  Prosigamos por la vibración.

... Efusión de Energía...

Como se los dije, esto necesita una forma de aprendizaje.  Obviamente, si al principio se apresuran a usar esta técnica para las decisiones importantes de vuestra vida, es casi seguro que el mental tomará, a toda costa, la ventaja sobre la vibración. Sin embargo, si comienzan por las cosas más simples de vuestra vida, voy a tomar los ejemplos de la vida cotidiana (el ejemplo de elección entre una legumbre y un fruto era uno y aquí está otro): cuando toman una infusión y que deben revolver esta infusión, revuelven esta infusión sistemáticamente en el mismo sentido, mueven la cuchara en el mismo sentido constantemente.  Tomen por hábito pedir a la vibración del Corazón decirles si esta vibración está en el buen sentido en lo que concierne a vuestra verdad energética y constatarán que allí, el mental no puede oponerse a la vibración porque se trata de una decisión que yo calificaría elemental y sobre la cual el no tiene ningún control.  Poco a poco adopten esta forma de funcionamiento y este modo de resolución de elecciones para dos cosas cada vez más importantes y constatarán que el aprendizaje se hará extremadamente rápido.  Constatarán que se les volverá muy fácil escuchar lo que dice vuestro Corazón más bien que lo que les dice vuestro ego o lo que dice vuestro mental.  Tomen esta costumbre porque van a tener que hacer cada uno, sobre esta Tierra, elecciones extremadamente importantes que están más allá de las opciones de la encarnación o de la des-encarnación pero que conciernen, de forma inmediata, a la manera de que deben vivir lo que van a vivir, en el tiempo que viven.  Esto es extremadamente importante.  No confíen en vuestros deseos.  Recuerden que vuestros deseos los engañan un 90%.  No confíen en vuestro sentido común o en vuestro intelecto. Esto es, ciertamente, valioso para aprender a conducir un vehículo pero ciertamente no para aprender a conducir vuestra vida.  Todo es diferente si estiman que vuestra vida debe tomar un camino espiritual y de acuerdo con sí mismos y con el Universo.  En este caso, en absoluto deben de confiar con la respuesta de vuestros deseos y, si confían en vuestro mental, se engañarán sistemáticamente, una vez sobre dos. O si están de acuerdo con sí mismos, con vuestro camino espiritual, con vuestra búsqueda y vuestra sed de Unidad, solo deben confiar en la vibración de vuestro Corazón.  Durante mi última intervención les he transmitido también cierta información sobre la transmisión de la radiación de la Luz del Corazón y del Amor. Se trata de la misma vibración y que no es emitida espontáneamente sino que es emitida en función de una opción que les es presentada.  Recuerden que el entrenamiento comienza en las cosas más triviales de la vida, aquellas sobre las cuales el mental no tiene ningún control ni de cualquier manera, el deseo.  Ensayen de escuchar lo que dice vuestro Corazón.  Rechacen todo lo que surja de una decisión que vendría de vuestro mental o vinculada a cualquier deseo.  Continuemos por el silencio...

...Efusión de energía...

Cuando yo les hablo de la vibración del corazón, se trata de la vibración que va a darles la opción en relación con vuestra alma y vuestro espíritu, cosa que no debe confundirse con la intuición.  La intuición se sitúa al nivel de la cabeza.  La intuición no es lo que se pasa a nivel del Corazón.  La intuición va a llevarles hacia las opciones, ciertas, diferentes del mental, pero la intuición puede también engañarlos.  El sentimiento tal como lo definen, o el sentido, puede también engañarlos.  La vibración del Corazón no lo puede ya que ella está sistemáticamente de acuerdo con vuestra alma, con vuestro espíritu y con vuestro camino.  Esta es la única forma de no sufrir y de estar de acuerdo total con la fluidez, con la Unidad, con vuestra alma, con lo Divino.  He aquí la respuesta de la Luz....

... Efusión de Energía...

Continuamos.  Muy pronto ustedes también se darán cuenta, durante este aprendizaje, que a medida de que la vibración del Corazón se manifiesta cara a dos opciones cada vez más importantes y a las decisiones que van a tomar, vuestro mental menos podrá poner resistencia a la vibración, menos vuestros deseos podrán manifestarse. ¿Cómo se traducirá esto? Y bien, independientemente de la vibración que se manifieste después de haber expuesto claramente una opción, constatarán de manera muy simple, que el mental no puede ya ponerse en actividad, incluso que las emociones no pueden ya intervenir.  Estarán completamente desapegados de vuestras propias decisiones.  Ellas serán justas de acuerdo con ustedes, pero ellas no desencadenarán ni alegría, ni emoción, ni placer, ni disgusto, pero esto se impondrá como una evidencia vinculada a la vibración de vuestro Corazón.  He aquí la respuesta de la Luz.

... Efusión de energía...

Continuamos.  Nosotros partimos del principio, obviamente que, en vuestra elección tienen opción entre dos posibilidades. ¿Qué hacer en los casos donde más posibilidades se ofrecen a ustedes?  Por supuesto, en este caso, deben continuar pensando simplemente, en cada una de las opciones y esperar la respuesta de la vibración del Corazón.  Constatarán que, cualquiera que sea el número de opciones posibles (incluso si es importante), solo existe una respuesta de la vibración del Corazón y una sola y no dos. Esto es imposible ya que el corazón solo conoce la Unidad.  No puede haber respuesta a medio camino entre el sí y el no.  Solo puede haber o no haber respuesta de la vibración de vuestro Corazón.  Esto es una constante que tendrán la oportunidad de verificar por ustedes mismos,  esto en un primer tiempo, sobre las cosas fútiles de vuestra vida, antes de tomar las decisiones sobre los proyectos importantes de vuestras vidas.  He aquí la respuesta de la Luz.

...Efusión de energía...

Yo preciso que les he dado cierto número de enseñanzas concernientes en particular, al trabajo sobre el Corazón, permitiendo, a través de los seis puntos de acceso de vuestro Corazón, sentir la vibración de vuestro Corazón.  La vibración de vuestro Corazón que pueden sentir durante este ejercicio, será la misma que se manifestará en el momento donde harán a vuestro Corazón la pregunta de una elección.  La vibración del Corazón, cuando ella se manifieste cara a una elección, va a permitir detener de manera definitiva toda actividad mental y toda noción de emoción.  Constatarán muy fácilmente, por relación a la elección que tendrán hecha, ligada a la decisión de la vibración del Corazón, que están en desapego completo en relación a esta elección, que esto no entraña ni afecta, ni placer, una vez más, ni disgusto, pero que esta decisión siendo la más justa, ella se sitúa al centro de vuestro ser y no entraña desequilibrio vinculado a las emociones o a la actividad mental.  He aquí la respuesta de la Luz...

...Efusión de energía...

Bien amados, si tienen ahora preguntas sobre esta enseñanza que calificaría de muy simple, pero sin embargo importante, quiero tratar de aportar las respuestas adecuadas.

No tenemos mas preguntas, le agradecemos.

Entonces les propongo vivir un momento en el silencio y en la comunión, antes de retirarme.  Un momento de comunión en el Corazón.

...Efusión de energía...

Reciban todas mis Bendiciones, todo mi Amor y les digo hasta pronto.

Original en Frances  Jean-Luc Ayoun
Transcripción : Veronique Loriot
Traducción. OD  

**********************


17de MARZO 2009


La Transmisión de la Irradiación del Amor

RAM

17 marzo 2009

Yo soy RAM. Reciban mi Paz. Reciban mi bendición. He venido hoy para informarles sobre un punto capital que es el Amor. El Amor que se deletrea, el Amor que se habla no es el Amor. El Amor es ante todo una transmisión de radiación. Mientras que el ser humano ama sin que haya transmisión de esta radiación, no se trata de Amor, se trata de una desviación del Amor ligada al poder, ligada a la posesión, ligada al deseo pero, en ningún caso, del Amor. El Amor es ante todo una energía. Antes incluso de ser una palabra, un concepto, es ante todo una radiación. Entonces, si ustedes así lo quieren, y en función de lo que ya les he dicho, de lo que ya les he hecho sentir y vivir, voy a comenzar por la transmisión de la radiación del Amor, y luego, en un segundo tiempo, pasaré a las explicaciones por las palabras de lo que eso es y de lo que no es. Entonces, bien amados hermanos humanos, primeramente, acepten la ofrenda de la transmisión de la radiación del Amor desde mi plano.

... Efusión de energía...

En ese estado de transmisión de radiación vamos a poder ahora poner palabras. El Amor que no expresa la radiación no es Amor. El hombre no puede expresar Amor mientras que él mismo no haya realizado el Amor, mientras que no haya encontrado su Esencia, su centro, su corazón. Todo Amor que se manifieste sin haber encontrado la Esencia no puede ser Amor (en el sentido más noble) sino que es un Amor descarriado que mantiene el poder, la posesión, el deseo y que mantiene, ante todo, el ego. El Amor, en ese caso, no es una transmisión de radiación sino es simplemente una proyección del mental. La mayoría de la humanidad vive en esta visión deformada del Amor. La paradoja es la siguiente: no pueden encontrar el Amor fuera del corazón, no pueden expresar el Amor mientras que no hayan encontrado el Amor en ustedes. Así, cuando ustedes dicen que aman esto o aquello, cuando dicen que aman tal persona, eso solo es una proyección de vuestros miedos o de vuestros deseos. El Amor es pues, ante todo, una vibración y la transmisión de esta vibración pero ustedes no pueden transmitir lo que no conocen y lo que no viven. En esto, las enseñanzas que les he dado permitiendo encontrar la Esencia de vuestro ser, es la condición previa e indispensable a la cualidad de la radiación del Amor y a la transmisión de la radiación del Amor. Mientras que no hayan encontrado eso, todo lo que ustedes llaman Amor no es Amor. Queda en palabras, queda en poder, queda en posesión y queda en miedo. El amor no puede poseer. El Amor se da pero ustedes no pueden dar lo que no han encontrado sino es una forma de posesión, con todas sus variantes sutiles, más o menos dolorosas, ligadas al poder sobre el otro. La mayoría de la gente, la mayoría de la humanidad, habla de Amor sin saber de qué se trata exactamente. El Amor es el más gran problema en integrar, en comprender y en experimentar. Mientras que el Amor queda exterior a ustedes, no pueden estar en el Amor. Mientras que amen algo exterior a ustedes, no están en el Amor. Solo en la realidad de la apertura del corazón ustedes pueden realmente amar, en Verdad. El Amor es una transmisión de radiación.

El Amor no es una palabra, el Amor no es un chantaje, el Amor no es un ideal, el Amor no es una voluntad sino que el Amor es un estado de ser particular en el cual el que transmite esta radiación ha realizado su dimensión interior y la realidad de su Esencia. Entonces, el Amor que se escribe no es el Amor. El Amor que posee, no es el Amor. El Amor que cela, no es el Amor. El amor que quiere hacer suyo no es el Amor. El Amor está más allá de las palabras y sin embargo cuánta tinta y cuántas palabras han sido pronunciadas en su nombre, en todas las religiones y en todas las tradiciones. La mayoría de los que viven lo que ustedes llaman Amor solo lo viven en un estrato que no es ciertamente el del corazón sino el de la cabeza que divide, que se apropia. El Amor es, ante todo, la vibración de la Esencia encontrada de vuestro ser espiritual y de vuestra Divinidad. Ustedes no pueden acceder al Amor mientras proyecten al exterior de ustedes lo que llaman Amor sino éste queda en una proyección como no hayan encontrado el corazón y la Esencia de vuestro ser. Sin embargo, encontrar su Esencia, encontrar su corazón, es la realidad última que ustedes deben realizar en encarnación. Esta realidad última, una vez que ha sido tocada, una vez que ha sido experimentada, debe pasar a una etapa superior. Esta etapa superior es la que va a permitir realizar la autenticidad del Amor y vivir permanentemente este estado de ser. Vivir permanentemente ese estado de ser puede ser asimilado a la superación de la dualidad, a la superación de la ilusión de este mundo, a la superación de la ilusión de los apegos y de vuestra condición efímera. Esta segunda etapa, yo la llamaría, si así lo quieren, transmisión de la radiación de Amor. Pero comprendan bien que no pueden transmitir nada más que una proyección mientras no hayan realizado la verdad del Amor en ustedes y esto pasa necesariamente y obligatoriamente por la apertura completa de la puerta del corazón y de lo que ustedes llaman el chakra del corazón.

Ustedes solo pueden tocar a vuestra Esencia, pueden transmitir esta radiación si la han realizado en ustedes y abierto, en ustedes, todas las puertas que conducen a ella. Tengan cuidado de los que les dirán que ellos están en el Amor si ustedes no sienten la transmisión de la radiación. Esta transmisión de radiación es capaz de hacerles acercar al estado de Amor ya que evoca, en ustedes, irresistiblemente, lo que buscan sin saberlo pero que buscan en un lugar que no es el buen lugar. Así, una vez la puerta del corazón abierta, una vez realizada en vuestro corazón la dimensión de la vibración de la Esencia, se vuelve entonces posible pasar a la transmisión de la radiación del Amor. Este estado genera alrededor de ustedes, a nivel de vuestra aura y a nivel de la Tierra entera (y cuando digo “de la Tierra entera”, no exagero) una dimensión vibratoria capaz de tocar todas las formas de vida, cualesquiera sean. Solo en ese estado de transmisión de la radiación del Amor, ustedes se vuelven seres enteros. Antes de eso, cualesquiera sean las aperturas espirituales, cualesquiera sean vuestras percepciones, cualesquiera sean vuestras visiones, cualesquiera sean vuestros contactos con las realidades espirituales, ustedes son seres profundamente incompletos y no realizados. La transmisión de la radiación de la vibración del Amor que se hace una vez que las puertas del corazón han sido abiertas, debe hacerse por un acto consciente. Deben ser capaces de transmitir esta radiación de la vibración del Amor a toda forma de vida, sin distinción, y sobre todo deben ser capaces de emitir esta transmisión de la vibración de la radiación del Amor al que ustedes llamarían vuestro peor enemigo. Mientras no sean capaces de esto ustedes son seres fragmentados, son seres divididos y en búsqueda. Cuando ustedes entran en la transmisión de la vibración de la radiación del Amor, son lo que deben ser.

Es en los tiempos que vienen (en los momentos que vive cada ser humano de vuestra humanidad encarnada que son tiempos preciosos), tiempos cortos a nivel de vuestras encarnaciones, y es en estos tiempos cortos que deben realizar la totalidad de vuestro ser. La transmisión de la radiación del Amor es la etapa última que les permite conectar lo que se llama el Espíritu de Verdad, que está en ustedes, y conectar la Fuente última que está más allá de la Luz, que es lo que se podría llamar el corazón de Dios. Ustedes son una parcela de la Divinidad y deben para eso, realizar la Divinidad en ustedes. La primer etapa es aquella que les he descrito en numerosas entrevistas con los ejercicios que les he dado (ver “meditación sobre el corazón” en los protocolos de este blog). Es tiempo ahora, a través de los tiempos que van a vivir muy próximamente, de entrar en esta transmisión de la radiación del Amor. Cuando entren en la transmisión de la radiación del Amor, el estado vibratorio en el cual están no permite más el juicio, no permite más la apreciación real y objetiva de la persona que está frente a ustedes ya que, estando en ese estado de transmisión de la radiación, están con el que está frente a ustedes, o el que está al otro punto del planeta, en comunión o en Unidad. Deben realizar eso ahora y esto solo puede ser realizado a partir del momento donde ustedes hayan descerrojado los puntos de acceso a vuestro corazón. No pueden pretender transmitir la vibración del Amor mientras la primera etapa no es realizada sino corren el riesgo de estar en la ilusión del Amor y en la ilusión de la Luz, cosa que, desgraciadamente, muchos humanos experimentan. No basta decretar el Amor. No basta realizar buenas acciones ya que las buenas acciones, como las malas acciones, tienen un peso y ese peso impide la apertura del corazón. Mientras que ustedes funcionen así, funcionan según el principio de acción / reacción. Mientras que, cuando han abierto vuestro corazón y entran en la transmisión de la vibración del Amor, en ese momento, entran en la acción de gracia. La acción de gracia no arrastra reacción. La acción de gracia no arrastra karma. La acción de gracia es un estado de ser que permite al universo entero abrevarse a la Fuente que ustedes se han vuelto. No hay más límite dimensional a vuestro estado de ser. Solo en esta calidad de radiación encontrarán la paz. Solo en esta calidad de ser realizarán lo que tienen que realizar sin obstáculos, sin obligaciones ligadas a cualquier karma. La transmisión de la radiación del Amor se realiza espontáneamente. Eso era la enseñanza a través de las palabras. Si ustedes así lo quieren vamos a vivir ahora esta enseñanza a través de la vibración y de la Luz.

... Efusión de energía ...

Aún algunas palabras, si lo quieren bien sobre este fenómeno de transmisión de la radiación del Amor. La primera vez que sean capaces de establecer esta transmisión, se darán cuenta de que es muy tenue, que basta que un pensamiento llegue para que la transmisión se interrumpa, que basta que ustedes emitan un pensamiento o una intención para que la transmisión se interrumpa. Es necesario comprender que esto es normal, que esto forma parte del camino.

Sin embargo deben habituarse a vivir sobre los períodos cada vez más largos en este estado de vibración de transmisión de la radiación del Amor. En efecto no podrán realizarlo que a través de la repetición de la experiencia, que a través de experiencias múltiples que van a ustedes a realizar. Traten primero, una vez que hayan encontrado vuestro ser interior, vuestra Esencia y vuestro corazón, de vivir esto alimentando no un ser humano sino dirigiendo sin intención esta transmisión de radiación del Amor, a nivel de la naturaleza, a nivel de los vegetales. Poco a poco ampliarán esta transmisión de la radiación del Amor a las formas de vida las más elementales, después a los animales y finalmente a los humanos. Y habrán llegado a la iluminación definitiva en el momento donde, en cada pensamiento, en cada intención que emitan hacia una persona, cualquiera que sea, sentirán la transmisión de la radiación del Amor casi automática, casi permanente.  Esto es realizable de manera mucho más fácil por las efusiones de energía que han les transmiten las entidades espirituales las más elevadas que intervienen actualmente sobre el plan de la Tierra. Recuerden que el Amor no es una palabra, que el Amor no es un deseo, que el Amor no es una posesión, que el Amor es simplemente la transmisión de la radiación del Amor y que esta radiación parte de vuestro corazón abierto y estabilizado. Este es el camino, esta es la Verdad, esta es la vía, no hay más. Toda otra definición del Amor pasando por los conceptos humanos, pasando las nociones de abstracción y de repulsión no es del Amor sino la apropiación del Amor por el ego. He aquí la respuesta a lo que vine a decir, a nivel de la transmisión de la radiación del Amor.

...Efusión de energía...

Continuamos, si lo quieren bien, a medida de que hagan el aprendizaje de la transmisión de la radiación del Amor, a medida que lleguen a instalar este estado de ser, se darán cuenta que los pensamientos se alejan de ustedes, que las emociones se alejan de ustedes y que las intenciones se alejan de ustedes. En este estado de ser de transmisión de la radiación del Amor, no hay ya deseos, no hay ya voluntad. Hay simplemente un estado de ser.

Este estado de ser es el ser total realizado en el Amor.  Esta vibración parte, les recuerdo de vuestro corazón y va a tocar al conjunto de la creación. A medida que estabilicen esta irradiación, se darán cuenta que efectivamente moran en la alegría.  Una alegría que nada puede socavar y sobre todo las circunstancias exteriores de sus vidas, cualesquiera que ellas sean. Se darán cuenta que, poquito a poco, devienen independientes de las circunstancias de vuestras vidas. Tocan allí el fundamente mismo del mensaje de aquel que ha sido llamado el Cristo. A partir del momento donde la transmisión de la vibración del Amor se establece de manera cuasi permanente, se darán cuenta que absolutamente nada puede afectarles, ni del interior de vuestro cuerpo físico, ni del exterior, de todo lo que hace vuestro medio ambiente.  Ustedes devienen impermeables pero devienen transparentes.  La transparencia es el estado del ser realizado.  Ustedes devienen un cristal retransmitiendo la Luz de lo más alto, sin colorearla por vuestros deseos, vuestras emociones, vuestros pensamientos, vuestras acciones o vuestros anhelos. En este estado de ser, se darán cuenta que todo es fluido, que todo deviene importante, pero que nada tiene importancia. En este estado de ser, se darán cuenta que la alegría los invade, que ningún sufrimiento puede alcanzarlos y, sin embargo, no están insensibles pero la transmisión de la radiación del Amor transforma instantáneamente todo sufrimiento, toda carencia en ustedes y en los demás. Aquellos que se les acerquen, aquellos que pensarán en ustedes (animales, humanos, vegetales) percibirán instantáneamente la cualidad y la intensidad de lo que son.  En este estado, ustedes son invulnerables porque han devenido la irradiación del Amor y han perdido lo que hacía vuestro ego y vuestra encarnación, manteniendo la encarnación. Están aún en la dimensión de la encarnación y sin embargo tocan a la Divinidad. Entonces, antes de darles la palabra (si tienen preguntas en relación a esto) les propongo un momento de transmisión de la radiación del Amor desde mi plano.

...Efusión de energía...

Aquí bien amados hermanos humanos lo que tenía que transmitirles, en este día.  Si tienen ahora las interrogaciones en relación a esto, quiero tratar de responderles.

Pregunta: ¿Cuáles son los elementos que nos permiten saber si las puertas del Corazón están abiertas?

Esto es muy simple.  Muchos seres humanos reciben la vibración y la Luz y sienten, por esto, los chakras situados en lo alto del cuerpo. La vibración y la Luz que llega a nivel de vuestra cabeza, debe abrirse, en el interior de vuestras estructuras, un camino, descendiendo así a lo más profundo de vuestro ser, a fin de despertar una serie de fuerzas. Pero allí no es el objetivo, esto es solo el medio. Una vez que esto es realizado, tienen la posibilidad, por un trabajo de meditación que les he dado, hace varios meses, de focalizar vuestra conciencia, vuestra atención sobre el corazón (Nde: “la meditación sobre el corazón en los protocolos”) ¿Qué pasa en el momento donde tocan vuestra –esencia en medio de vuestro corazón? En ese momento allí, una vibración, pudiendo ser sentida como un peso, como un calor, o como una vibración aparecerá en medio de vuestro pecho. Esto firma indiscutiblemente que han tocado vuestra Esencia.  A partir de este momento podrán comenzar a poner en obra la transmisión de la radiación del Amor.  Se trata entonces de una vibración que es previa.  La misma vibración que ustedes sienten en el punto superior de vuestro ser y el punto inferior de vuestro ser debe manifestarse, de la misma forma en medio de vuestro ser.  A partir de este momento, podrán comenzar el proceso de la transmisión de la radiación del Amor. 

Aquí la respuesta ahora del silencio.

...Efusión de energía...

Otra pregunta

Pregunta: ¿hay una diferencia entre la radiación de la vibración del amor y las energías que descienden en este momento?
Sí. Mientras ustedes perciban, a través de la transmisión de la radiación del Amor que yo emito, la misma energía a nivel de la vibración, como a nivel de la localización, que la que reciben habitualmente, eso significa que la energía los alimenta a nivel de la cabeza pero todavía no ha llegado a nivel del corazón. Sin embargo, esta afluencia de Luz, esta afluencia de Amor percibida en la cabeza y recibida en la cabeza, es una primera etapa. Mientras que no hayan abierto las claves que descerrajan las puertas de vuestra Esencia, las puertas de vuestro corazón, ustedes perciben las energías a nivel de la cabeza pero eso es, ya, un primer gran paso. He aquí la respuesta de la vibración.

... Efusión de energía...

Otra pregunta.

No tenemos más preguntas, le agradecemos.

Entonces, hermanos humanos en encarnación, les transmito una vez más mi Paz y mi bendición y volveré muy pronto, no sobre las técnicas sino sobre los medios, a nivel de la conciencia, que les permitirán ajustar mejor este estado de ser particular. Reciban todo mi Amor por la transmisión de la radiación del Amor.

Canalización Jean-Luc Ayoun
Transcripción : Veronique Loriot
Traducción : A.I. y OD. 


*************************


13 de MARZO 2009

La vía del Corazón, la Fusión y la Luz
RAM

13 marzo 2009

Soy RAM. Os transmito mi Paz. Os transmito mi Amor. Para los que no me conocen, puedo ser llamado hoy, un Maestro instructor. Represento la fusión del linaje del elemento aire. He sido como vosotros, un humano y durante mi vida, he realizado la fusión de mi linaje de origen con mis Maestros anteriores. He realizado el Sí. He realizado la Unidad. Mi vía es la vía del Corazón. Así, he dado en muchas ocasiones, a través de las palabras, a través del silencio, a través de la Vibración de la Luz, cierto número de elementos que permiten ir hacia el Corazón, ir hacia la Esencia e ir hacia la Unidad. Como sabéis (y como muchas fuentes os lo dicen y repiten incansablemente), estáis encarnados en una época que abre ciertamente, la más grande posibilidad para el ser humano, de unirse a su Esencia y encontrar su Esencia. La vía del Corazón es la vía del Amor. Todos los amores no son la vía del Corazón. La vía del Corazón es la vía de la entrega. La vía del Corazón es la vía del abandono. La vía del Corazón es la vía de la Unidad. He insistido durante mi vida, sobre la posibilidad que ofrecía un útil, perfectamente adaptado al occidental y que gracias a ese útil, podía acercarse al santuario del ser: ese útil es el intelecto o la mente. Se trata de una paradoja porque en la dimensión del Corazón no hay nada mental, no hay nada de intelecto y sin embargo podéis domesticar, dirigir vuestra mente para que obre, no ya en la vía de la separación y la división, sino que obre por fin, para acercaros a la Unidad. He insistido y vuelvo a insistir, sobre la cualidad inherente a la voz del Corazón, esta cualidad esencial es el silencio. Así, muy a menudo en mis venidas me expreso con palabras, pero también a través del silencio y a través de la vibración.

El Corazón es el lugar de vuestro ser dónde se resuelven todas las oposiciones y todas las contradicciones. La vía del Corazón necesita abandono y entrega. ¿Qué hay que abandonar? ¿Qué hay que dar? y bien, conviene abandonar las vías del miedo y la duda. El miedo y la duda, los miedos y las dudas, son ciertamente los elementos que más os alejan del Corazón. El ser humano es dual en su manifestación en esta dimensión. La dualidad llama a la duda. La duda llama al miedo. La vía del Corazón es la vía dónde el miedo está ausente. El camino hacia el Corazón se acompaña gradualmente, de una disminución, después de una eliminación de los miedos y de las dudas. Para el ser que ha realizado el Sí en el Corazón, la duda y el miedo cierran el Corazón, pero el que ha realizado el Sí, no puede cerrar totalmente lo que ha sido abierto y despierto. La mente es un útil, pero la fuente de duda y la fuente del miedo, se sitúa a su nivel. Sin mente no habría ni duda, ni miedo. Y por lo tanto, este útil mental os va a permitir desarrollar, no la vía del Corazón, sino desarrollar un elemento que contribuye grandemente a acercaros al Corazón. Esa palabra desprestigiada tiene por nombre Fe. La Fe no es una vaga creencia. La Fe es una actitud interior de certeza, en cuanto a vuestra Divinidad, en cuanto a la Divinidad y en cuanto a la Unidad. Cultivando la Fe en la Unidad, la Fe en vuestra Divinidad y la Fe en la Divinidad, contribuís a que la mente no pueda alimentaros con el miedo y la duda. Esta etapa es una etapa de diálogo interior y por tanto, de actividad mental. En un momento dado, esa actividad mental (en Esencia dual) debe ser reemplazada por la aceptación y el silencio. El silencio es el momento en que vuestra entidad, en su totalidad, es capaz de hacer abstracción del entorno, de hacer abstracción de la marea de pensamientos y emociones. El silencio es un estado que se desarrolla por experiencia, por aprendizaje y por trabajo. El silencio de las palabras, de pensamientos, de emociones, el silencio también de la intención, permite al Corazón abrirse. La suerte de vuestra época, donde estáis encarnados es que la Luz viene a vosotros. Viene a llamar a la puerta del Corazón. Esta es una ocasión única por excesivamente rara, en el transcurso de vuestras vidas y ciclos. El miedo, la duda, son una condición de la dualidad y de la encarnación porque todo se juega en el antagonismo placer/displacer, acción/reacción. El Corazón no conoce esto.

Debéis estar en el mundo, pero ser capaces de extraeros de la influencia del mundo para encontrar vuestra Esencia. No podéis encontrar mi Esencia y vuestra Esencia escuchando mis palabras. No podéis encontrar la Esencia leyendo palabras. No podéis encontrar la Esencia siguiendo a un ser, por más elevado que sea. No podéis encontrar la Esencia únicamente meditando. Encontrar la Esencia, encontrar el Corazón es un momento de Gracia que se realiza por sí mismo, sin intervención exterior, a partir del momento en que vuestra mirada interior no está ya polucionada por la mirada externa y los condicionamientos externos. La puerta del silencio es un estado de consciencia en relación con la respiración y ausencia de respiración. El Corazón se abre en el abandono. El abandono es contrario a la voluntad. El abandono se une a la Fe. El abandono se une a la Unidad. Estos conceptos definidos con palabras, os propongo ahora, antes de continuar, vivirlos unos instantes, primero por el silencio.

…Efusión de energía…

Y vamos a vivirlo ahora, por la vibración

…Efusión de energía…

Vamos a desarrollar ahora, más adelante a través de palabras, primero, la noción esencial de fusión. Si habéis seguido mis palabras, os he dicho que ningún ser más que vosotros mismos puede despertaros. Ciertamente, los instructores han existido siempre. Ellos han mostrado la vía. Pero cuando seguís esa vía, mientras que lo hagáis no la realizáis. El principio que preside el despertar en la Unidad del Corazón, está ligado al proceso de la fusión. Debéis fusionar en vosotros, los pares de opuestos. El primero de esos pares es vuestra propia dualidad. Toda acción, todo comportamiento, toda motivación toma su fuente en una escala de valor aprehendida en bien o mal. La Unidad del Corazón, la realización del Amor está más allá de la dualidad y está más allá de la apropiación. La fusión es un acto de abandono que os va a permitir beneficiaros del aporte de la energía y de la consciencia, de seres que han vivido antes que vosotros, o al mismo tiempo que vosotros, pero en los que os sumergís para cambiar el nivel de consciencia de aquel o aquella con el que os fusionáis. Los linajes son múltiples pero no son infinitos. Las posibilidades de fusión son inherentes a vuestra historia de alma, a vuestra historia de Espíritu y a vuestras peregrinaciones en este mundo de la dualidad. La fusión es el elemento clave que permite abrir el corazón. Esta noción de fusión está más allá de nociones de empatía, más allá de nociones de carisma, más allá incluso de nociones de afecto. La fusión demuestra la capacidad del ser para resolver su dualidad, por la suma a una Unidad vivida como externa. Imitar no es fusionar. Seguir a alguien no es fusionar porque eso induce una noción de dependencia. La fusión procura la independencia y la liberación. La fusión no está ligada a una voluntad del ego, ni a una voluntad sea la que sea, sino que es un orden natural de las cosas que hace que, cuando una consciencia se acerca a la puerta del Corazón, se abran entonces los canales sutiles situados en una parte y otra del corazón, del chakra del corazón. Estos cuatro puntos son los lugares que abren a la fusión con vuestros linajes. Todo ser humano encarnado, cualquiera que sea el número de sus peregrinaciones, cualquiera que sea su karma, cualquiera que sea su origen estelar, posee cuatro llaves y cuatro linajes con los que debe fusionar, a fin de realizar la Unidad Divina. Cada ser humano presenta en sí cuatro linajes y cuatro fusiones, sucesivas en un tiempo relativamente breve que permite encontrar su propia Unidad. No os citaré los nombres de linajes. Es importante comprender que cada uno de esos linajes está afiliado al propio como al figurado, a uno de los cuatro elementos: agua, fuego, tierra o aire. La fusión de los linajes corresponde a la activación de los cuatro puntos, de una parte y otra del corazón, que permiten activar los elementos llamados partículas adamantinas. Cada partícula adamantina está en unión con el aliento Divino y la encarnación de los cuatro elementos, en todas las dimensiones existentes y no únicamente en vuestra dimensión. Así, el ser humano presenta un linaje de fuego, un linaje de aire, un linaje de agua y un linaje de la Tierra. Cada uno de esos elementos va a obrar en el momento de la filiación y de la fusión, para insuflar en vosotros el aliento Divino y despertar en vosotros vuestro Corazón. Las dos etapas previas  son la Fe, el silencio, la filiación y la fusión para la tercera etapa. Estas palabras ahora, deben ser enseñadas, estos conceptos,  este segundo concepto, os lo transmito ahora, enseguida por el silencio.

…Efusión de energía…

Abordamos este concepto ahora, por la vibración.

…Efusión de energía…

Vamos ahora, si os parece bien, a desarrollar un tercer concepto que es el de la Luz. La luz que veis solo es la Sombra de la verdadera Luz. La Luz verdadera es Amor y Corazón, vuestro corazón es el Corazón de la Divinidad. Todas las luces no son la Luz verdadera. La Luz solo se hace verdadera cuando se instala en el corazón. Todo es un problema ligado a la consciencia que tenéis de la Luz. Si vuestra consciencia de la Luz es un concepto mental o un concepto visual, en ese momento, la Luz no puede ir al corazón, se queda en la cabeza. Esta luz no es la Sombra, pero es de alguna forma, una desviación de la Luz verdadera. Esta luz no es la Luz del Corazón y por lo tanto es muy tentadora, porque esta luz de la cabeza, da acceso a poderes espirituales inmensos. Da acceso a la visión de la Luz y sin embargo no es la vía. Esta luz, en vuestro mundo occidental se ha llamado la luz Luciferina, en oposición y contraste con la Luz verdadera del Corazón, llamada siempre en occidente, la Luz Crística o si lo preferís la Luz del Hijo del Padre, porque sois todos, hijos del Padre en actualización. Entonces comprendéis que la luz que se ve no es la Luz. La Luz verdadera se manifiesta no por una visión sino, ante todo, por una apertura del corazón, por un sentimiento de plenitud y de alegría interior. Porque os convertís en Luz y siendo la Luz, no podéis verla. Solo podéis ver la Luz si es exterior a vosotros. Si habéis fusionado con la Luz, ya no podéis ver la Luz porque  vosotros sois Luz. Tenéis aquí una llave esencial. Veamos pues, si os parece bien, este concepto por el silencio.

…Efusión de energía…

Y he aquí ahora, este concepto por  la vibración.

…Efusión de energía…

Vayamos más lejos ahora, si os parece bien. Vivís una época en que la Luz viene a vosotros. Esta Luz, muchos se contentarán con verla. Pero ver la Luz no confiere el Corazón. La Luz os pide algo más importante que verla. Viene a pediros una identificación y después una fusión. La Luz se hará en esta ocasión visible. Vendrá a ofreceros la elección de volveros, de permanecer en la visión de la Luz o, en fin, hacer vuestra esta Luz, abandonándoos a ella. De esta triple elección deriva vuestro devenir. La Luz que viene necesita un aprendizaje importante del silencio interior, porque la Luz molesta el orden establecido, basado en el poder y la dualidad. La Luz viene a proponeros, decidir: no emocionalmente, no afectivamente, sino decidir en vuestra consciencia y en vuestro Corazón. Expresemos ahora, este concepto por el silencio.

…Efusión de energía…

Y percibamos ahora este concepto por la vibración.

…Efusión de energía…

Desearía que más allá de las palabras, os impregnarais sobre todo, de la vibración y de la consciencia de las palabras. No solucionaréis nada por la agitación. No resolveréis nada por el miedo. No resolveréis nada por la duda. El miedo, la duda, la agitación forman parte de la dualidad. La Unidad os llama. La Unidad os llamará cada vez más fuerte, de manera cada vez más audible, a través de las palabras, a través de sincronicidades, a través de procesos milagrosos. Os corresponde a vosotros saber lo que queréis hacer o no hacer. Más allá de estas decisiones, que son, repito, duales, hay que entender bien que existe un espacio en que la elección no se plantea más. Este espacio esta huella de silencio se encuentra en el centro del ser, a nivel del Corazón. A este nivel se encuentra la solución a la dualidad, la solución a los sufrimientos, las soluciones a la carencia. La carencia es el sentimiento de incompletud y de no satisfacción que persigue al aspirante espiritual, mientras que no ha apagado esa falta con la apertura del Corazón. Aprended a cultivar el silencio a pesar del alboroto del mundo. Aprendéis a escuchar el silencio, porque en ese silencio interior se encuentra la respuesta, porque en el silencio interior no hay más cuestión y por lo tanto, todo es respuesta. Vosotros habéis venido desde el inicio (y nosotros hemos venido desde el inicio de esta dimensión) para subir el nivel vibratorio y el nivel de consciencia de esta dimensión que experimentamos o que hemos experimentado. La solución no pertenece a este mundo. La solución es otra, en el plano dimensional y esta dimensión de Luz solo puede manifestarse si paráis el mundo dual en el que vivís. Cosa que se produce espontáneamente con la muerte y cosa que se produce en el aspirante que vive el despertar. He aquí los pocos conceptos que deseaba imprimir en vosotros esta tarde, a través de las palabras pero también, a través del silencio y de la vibración que nosotros realizamos ahora, de manera conjunta: silencio y vibración.

…Efusión de Energía…

Voy a invitaros ahora, en relación a estos tres conceptos que he desarrollado, a cuestionar, a pedir y trataré de responder según una de las tres vías: las palabras, el silencio o la vibración.

Pregunta: ¿la Unidad consiste en encontrar la Divinidad en cada uno de nosotros?
La Unidad consiste en desvelar y revelar vuestra Divinidad. Encontrando ese estado, os fusionáis más allá de los linajes, con el gran Todo. Sois a la vez vosotros mismos, pero también todo lo demás. No hay más distancia entre vuestra consciencia revelada y el pájaro en la rama y la mariposa al otro extremo del planeta y los millones de soles visibles como estrellas en vuestro cielo. La distancia propia de la dualidad no existe. Pasáis de la distancia a la transcendencia o de la distancia a la coincidencia. La consciencia que estaba fragmentada se convierte en Unidad y unitaria. De una consciencia fragmentada pasáis a una consciencia unificada, donde todas las barreras que os parecían reales en vuestro estado fragmentado no existen ya. Os hacéis rayo de sol. Os convertís en el otro. Os hacéis el canto del pájaro. Os hacéis el aletear de la mariposa, no el tiempo de una experiencia sino de manera definitiva. Respuesta de la vibración.

…Efusión de Energía…

Pregunta: ¿podría hablarnos del principio de la fusión?
La fusión con uno de vuestros linajes, manifiesta la influencia de una corriente de vibraciones de consciencia que fusiona en el interior de vosotros. La identificación con uno de vuestros linajes no es deseable mientras que no haya llegado el momento porque, en ese momento, habría identificación, no fusión. La fusión se propone y realiza en el momento oportuno. Cada fusión, cada una de las cuatro fusiones, os va a aportar una conexión nueva a la realidad multidimensional, tanto en el plano real como simbólico, como espiritual. Pasáis de una filiación genética, hereditaria, a vuestra filiación espiritual. Vosotros estáis atados, reunificados, fusionados con el linaje. Esa fusión os va a conferir la maestría de uno de los cuatro elementos en vosotros y en el exterior de vosotros. Algunos seres tienen afinidades preferentes con uno de sus cuatro linajes. Voy a poner un ejemplo de alguien que viene frecuentemente a veros en el interior de este canal, que era durante su vida Omraam Mikaël Aïvanhov. Este hombre era el discípulo de Bença Deunov (que él mismo era el walk-in de Melquizedec asociado al linaje de fuego). El Maestro Omraam Mikaël Aïvanhov tenía el poder de comandar el elemento fuego, por ejemplo para parar el fuego o para apagar el fuego o para prender fuego. Yo soy el representante del linaje de agua, como elemento fecundador maternal y femenino, está arquetípicamente vehiculado por la que fue llamada María. Otros linajes, lo más frecuentemente de Esencia femenina, en esta manifestación, son portadoras de este elemento. La fusión es un momento energético, distinguible entre todos, porque hay un aporte de consciencia/energía más allá de lo que se vive habitualmente, incluso con la experiencia espiritual. La fusión abre pues en vosotros, las puertas que desembocan en el dominio de elementos. He querido atraer vuestra atención sobre esta noción de fusión, en relación a vuestro linaje, por supuesto, pero también y sobre todo en relación a la Luz que viene. Porque no olvidéis jamás, que vosotros sois Luz y que debéis encontrar y reactualizar esta consciencia, en estos tiempos, ahora. No hay otra respuesta para esta cuestión.

Pregunta: ¿la fusión tiene como preludio la disolución de la personalidad?
Hay disolución de una cierta forma de personalidad, esa que está dedicada  a las dudas, a los miedos y a la falta de Luz. La personalidad permanece al menos, bajo una forma modificada pero la personalidad no puede extinguirse completamente, si no, la vida se apagaría en esta dimensión. El Cristo y otros grandes Maestros han manifestado todos, en momentos precisos de su vida, distorsiones como la cólera u otras emociones. Esas distorsiones, a pesar del estado realizado, están sin embargo, ligadas a la persistencia o al remanente de ciertos aspectos de la personalidad. Simplemente, cuando reveláis la Luz que sois, ésta se convierte en preponderante y muy agobiante en vosotros, en todos los campos de experimentación que hacéis. He aquí la respuesta de la vibración.

…Efusión de energía…

Pregunta: habéis hablado de cuatro claves en torno del corazón ¿podría desarrollarlo?
Las cuatro claves están incluidas en los seis puntos de consciencia del corazón en un protocolo que he dado, hace algunos meses de vuestro tiempo (Ndr: ver la “meditación sobre el corazón” en la rúbrica “protocolos” del sitio). Ésta os permitirá activar, en parte, los cuatro puntos del corazón. Unido a otros dos puntos, favorecerá la construcción y la apertura de vuestro Templo interior. Reforzará en vosotros, la capacidad de haceros Luz. Este protocolo (este ritual, llamadlo como queráis) es simple, no necesita ninguna creencia previa, ni ninguna adhesión a lo que sea, si no es a la experiencia que vivís, que consiste en focalizar la consciencia sobre los puntos del cuerpo en un orden dado. He aquí el trabajo de la vibración sobre estos seis puntos.…Efusión de energía…

Pregunta: ¿el silencio y la vibración excluyen toda acción?
Sí, estáis obligados a extraeros del tiempo de la acción, del tiempo de la dualidad para encontrar la Unidad. La Unidad no se encuentra en la dualidad. La Unidad tiene como fin, transformar la dualidad. La Unidad no puede encontrarse sino en el interior de sí, a través del silencio, a través de la no acción. Algunos seres quizá han logrado por un exceso de acciones, en particular en los caminos llamados bhakti yoga, es decir en los caminos de la devoción, donde el olvido incluso de sí a través de seva, es decir el servicio, es capaz al cabo de cierto tiempo de abnegación, de servicio, de entrega, de abrir el corazón. Sin embargo, en estos tiempos precisos que vivís, lo más importante es entrar en interioridad y por tanto, en el silencio y la no acción. No para permanecer de manera duradera, sino para encontrar lo que se debe encontrar, para poder transmutar el mundo dual, por la vibración y la presencia revelada de lo que sois.

Pregunta: ¿hacer senderismo en la naturaleza, puede ser considerado como una acción o una inacción?
La naturaleza puede procuraros los elementos indispensables que preparan vuestro silencio. Pero no basta como tal, de manera general, para haceros vivir en interioridad. Sin embargo, una experiencia de fusión o de apertura total del corazón se puede producir con una contemplación, sea la que sea, pero esto es del dominio de la excepción.

No tenemos más preguntas, os damos las gracias.
Entonces, va a ser tiempo para mí, ahora, de retirarme comulgando con vosotros durante unos instantes, en el silencio y la vibración.

…Efusión de energía…
Canalización Jean-Luc Ayoun
Transcripción : Veronique Loriot
Traducción : S.M.  


********************


07 de FEBRERO 2009 

Voltear hacia nuestro interior y no seguir a nadie más.

RAM

7 de Febrero 2009

Yo soy Ram.  Reciban todo mi Amor, todas mis bendiciones. A Fin de captar de manera auténtica lo que voy a darles, más allá incluso de las palabras, por la vibración y por los sentidos, les pido primero realinearse completamente en vuestro corazón interior.  Los acompaño en estos instantes de vuestro tiempo antes de comenzar a hablar por las palabras y a comunicar lo que tengo que comunicarles, al mismo tiempo que las palabras, por la vibración.  Mis bien amados, lo que tengo que decirles, lo que otros tendrán que decir, debe oírse y leerse, obviamente, con los oídos o los ojos, más allá de esto, les pido recibir esta palabras y esta vibración, ante todo, en vuestro corazón.

La comprensión y la lógica de lo que voy a decirles y a darles, pasa de manera natural por el corazón.  El mental no podrá captar la totalidad de lo que será dicho o leído ulteriormente. Hace algunos meses que los mantengo en la vibración y las palabras del corazón a fin de que vuestra mirada y vuestra conciencia se volteen hacia este.  Les he dado los medios simples de llegar a esto. Estos ejercicios fueron una preparación, esencial a vivir, para un proceso próximo que tendrán que vivir para la mayoría de ustedes, en vuestro cuerpo y en vuestra conciencia.  Se trata de un proceso llamado ascensión.

La Luz y el Creador vienen a vuestro encuentro. Esto es para ahora. Entiendan y comprendan que el  “ahora”, es un tiempo reducido de vuestro tiempo terrestre.  Vuestro corazón así como vuestra Esencia, deben estar totalmente pacificados para lograr este proceso llamado elevación y ascensión. Les voy a hablar por analogía por relación a un proceso conocido de toda alma en encarnación llamado la muerte.  Durante la muerte, vuestra conciencia, que estaba exteriorizada en la manifestación de esta dimensión, debe extraerse de esta dimensión por muerte del soporte llamado cuerpo, a fin de vivir en otra dimensión. El proceso de elevación o de ascensión es estrictamente congruente. Ustedes pasan del mundo manifestado tal como lo conocen a otro mundo.  Lo que significa, simplemente, que el mundo tal como lo han vivido, tal como lo han experimentado, desaparecerá, naturalmente.  Esta es la única forma de realizar la ascensión o la elevación.  Muchos de ustedes imaginan, pensando que, llegando la Luz, ustedes van a subir hacia esta Luz.  La Luz llega, obviamente, pero no pueden unirse a ella por el exterior. Solo pueden unirse a ella por el interior suprimiendo poquito a poco todas las señales de vuestra conciencia de y de vuestros sentidos que estaban vueltos hacia el mundo exterior. En esto, la meditación y el trabajo sobre el corazón interior son un requisito previo y una repetición a la elevación y a la ascensión. No podrán acceder a la luz y a los fenómenos que vienen teniendo vuestra mirada hacia el exterior. La Luz que llega es un llamado y una resonancia que debe conducirlos a volver vuestras miradas, la conciencia y vuestros sentidos hacia el interior. Se tratará de la única posibilidad de extraerse de esta realidad de dimensión en la cual viven. No podrán alcanzar esta Luz por vuestros sentidos, por vuestra conciencia exteriorizada y aún menos por esta dimensión. Esto necesitaría, en el momento donde las primicias de esta Luz les sean anunciadas de manera clara y audible, un momento donde se necesitará voltear vuestra conciencia y vuestros sentidos al interior de vuestro ser, hacia el corazón interior.  Poco a poco, tendrán que, en un tiempo corto a la escala de vuestro tiempo, extremadamente corto, suprimir todas las señales exteriores y todo el interés interior debe tomar el lugar preponderante a fin de vivir el proceso. Habrá un fuerte llamado a nivel del alma demandándoles voltearse, y regresar hacia el interior. Vuestra vida en su totalidad deberá apoyarse y vivirse en el interior.

De la misma forma que la transición llamada la muerte llama a la supresión de los sentidos habituales y de las funciones fisiológicas habituales de este cuerpo, la elevación o ascensión es totalmente superponible a ello. Se extraerán de esta dimensión tridimensional.  Cualquiera que sea la ola de ascensión y de elevación que elijan, que esto sea con vuestro cuerpo o sin el cuerpo, será indispensable apagar todas las señales exteriores de lo que ustedes llaman vida, en esta dimensión. Esto está más allá del simple reposo, de la simple puesta al abrigo de vuestro cuerpo en un espacio como una vivienda o un lugar cerrado. Deberán, en el momento del llamamiento, tornar vuestras señales del exterior hacia el interior. Se extraerán de esta realidad para ir en la Luz a condición de que acepten cerrar totalmente esta conciencia a esta realidad tridimensional. El menor apego o la menor mirada hacia el mundo exterior arriesgan de perjudicar grandemente al proceso de elevación o transición y, correría el riesgo de causar sufrimientos innecesarios. 

De la misma forma que alguien que se niega a morir, cuando su hora de transición llega, se aferra a cualquier precio en su posesión a la vida, retarda el momento propicio a esta transición. De la misma forma, si durante la aparición de Luz ustedes se resisten por una atracción exterior, por los deseos exteriores, por las inquietudes vinculadas a los prójimos, a los lugares o a las posesiones, esto acarreará necesariamente los sufrimientos que vendrán a limitar vuestra capacidad de ascensión. No se preocupen por los demás. En lo que concierne a los niños no habrá problema. Ellos irán naturalmente en esta Luz. No se harán preguntas. Ustedes no deben, tal como los niños, hacerse preguntas. Los envío a la frase de Cristo « nadie puede penetrar el reino de los Cielos si no se vuelve como un niño”. Como un niño queriendo decir sin mental, sin apegos, sin referencia al pasado o al futuro. 

Solo pueden acceder a la elevación y ascensión a través de un proceso llamado de desapego total de todo lo que mantienen en esta dimensión. Esto necesita una preparación. Esta preparación, ¿cómo sabrán que es exitosa? Y bien esto dependerá simplemente de vuestra capacidad para entrar en resonancia con vuestra vibración interior y vuestra capacidad a extraerse, antes incluso de que la Luz venga a vosotros, de la realidad tridimensional de esta dualidad, para entrar en Unidad. ¿Qué pasa en el momento donde entran en Unidad?  Este momento está marcado por una concentración de conciencia y de energía Luz a nivel del interior de vuestro pecho.

Paralelamente a esto aparece un sonido oído y audible a nivel de los oídos. El sonido firma la conexión a vuestro ser interior y a vuestro ser de Luz. Serán ayudados en el momento de la Luz, por el mismo sonido. Sin embargo, deben encontrar este sonido por vuestro trabajo interior y deben demostrar vuestra capacidad para voltearse hacia vuestro ser interior, allí donde no hay ya cuestionamiento, allí donde ya no hay pregunta, allí donde ya no hay oposición y allí donde solo hay Unidad y Alegría, Transcendencia e Inmanencia.  La Luz cuando ella llegue, puede  provocar vuestro deseo de captarla y de verla al exterior. La Luz llega pidiendo a ustedes voltearse hacia vuestra Luz y ella está alojada en vuestro corazón y en ninguna otra parte. Les corresponde por lo tanto iniciar este proceso de concienciación energética y sabrán que han tenido éxito cuando lleguen a limitar todas las percepciones del exterior, ya sean sensoriales, mentales, emocionales, o físicas.

En el momento donde lleguen a generar, por vuestra conciencia interior, el sonido, podrá establecerse la segunda etapa que es la pérdida total de vuestros límites corporales. Serán como ha sido dicho en los textos sagrados, una conciencia desapegada del cuerpo y por  lo tanto en el interior del cuerpo pero en otra dimensión. Es respetando este protocolo que podrán acceder a la elevación o a la ascensión. Obviamente muchos seres humanos serán capaces, cara a la revelación de la Luz, de entender y de sentir la realidad de lo que es y hacer este trabajo solos, a la vista, de todas formas, de las reacciones de este plano tridimensional a la llegada de la Luz, que es, les recuerdo, la revelación de la Luz. Obviamente esta realidad tridimensional (que han experimentado y vivido) es un mundo privado de Luz ya que es dual y la dualidad no quiere la Unidad y la dualidad entrará en conflicto con la Unidad de la Luz generando muchas cosas muy desagradables sobre las cuales no me extenderé ya que ellas llenan vuestras profecías y anuncios múltiples en estos tiempos atribulados que vive vuestra época.

La solución es interior, ella nunca será exterior. Les corresponde como esto ha sido dicho desde hace muchos años, de dejar ir vuestros apegos, de desapegarse, de reenfocarse y entrar en vuestro interior. La entrada en vuestro ser interior, más allá del sonido, corresponde a la Alegría y entre mas se desarrolle el sonido, mas la alegría se desarrollará y menos estarán atentos a las señales exteriores que vienen del cuerpo, del medio ambiente, de vuestro mental o de vuestras emociones y, de la misma forma de las emociones y del mental de los demás.  Se trata, en los momentos que vienen y que tendrán que vivir y que ya viven, de centrarse en el interior de si, y de no dar importancia a lo que no lo es, de no dar importancia a otra cosa que a vuestro ser interior y a vuestra Divinidad.  Esto debe llenar vuestros espacios de vida, vuestros espacios, cualesquiera que ellos sean. El tiempo de las diversiones, el tiempo de los ocios, el tiempo de las ilusiones está terminado, esta es vuestra elección. Nadie los obligará en ir en una u otra dirección. Todo ser humano ha hecho, desde hace algún tiempo, algunos años, la elección. Está elección ha sido formulada en toda lucidez. Obviamente, aquellos que no se han hecho la pregunta de la elección, desgraciadamente no están preocupados por este proceso de elevación y de ascensión, excepto, obviamente, para los niños y las almas las más puras que serán mencionadas al último momento. Para la mayoría de los seres humanos en camino (que llamaría los seres en búsqueda) es necesario decir y repetir, comprender y aceptar y finalmente vivir en conciencia este proceso de reversión.

La reversión relacionada a la irrupción de la Luz más próxima de vuestra dimensión es un proceso que, como ustedes saben, debe desarrollarse en los procesos vivientes de este sistema solar. Se trata también de vuestra reversión como individuo (que, a el, concierne el exterior hacia el interior) como a una reversión de vuestro planeta relacionado a esto que ustedes llaman el balanceo de los polos. No se demoren.  Simplemente, vigilen vuestro ser interior, vigilen el sonido, vigilen la Luz interior.

Cultiven-la y busquen-la en vuestro Cielo sobre esta Tierra.  No encontrarán la Luz en otra persona, no encontrarán la Luz en una compensación, ya sea esta material, afectiva, de relaciones, profesional u otra. La Luz viene del cielo.  Ella no viene de un ser. No sigan  a nadie, solamente a vuestro ser interior.  La Luz que viene es una Luz de Amor. Pero aquellos que rechacen este Amor por necesidad de experiencia serán totalmente libres. Las opciones les pertenecen.  Simplemente si quieren acceder a esta Luz, si quieren romper el ciclo de las encarnaciones, si quieren acceder a este mundo de Luz, solo podrán hacerlo por la fuerza del corazón.  No hay otra puerta, no hay ninguna otra manera.  Abrir la puerta del corazón, no es hacer acto de corazón en la vida ordinaria.  Hacer acto de corazón y acto de Amor es abrir la puerta de su propio ser interior para focalizar la conciencia únicamente allí.  Todo ser humano, cualquiera que sea su grado de oscuridad o su Luz, posee en sí esta chispa y esta Luz. El asunto es querer ir, todo es querer y fundirse y regresar. No se preocupen, cuando llegue el momento, de este cuerpo. Ocúpense solamente del sonido y de la vibración. Esto es importante y capital, esto es esencial.  Los niños, lo repito, lo harán espontáneamente. Ellos no tienen necesidad de maestro para esto, ellos no tienen necesidad de padres para esto, ya que ellos encontrarán, de manera espontánea, esta puerta del corazón.  Algunos entre ustedes encontrarán la puerta del corazón pero no querrán ir ¿qué pasará? Ya sea que vivan el fenómeno de elevación y de ascensión pasando por la puerta de transición llamada la muerte. Muchos seres ahora, en cuanto a ellos (una parte extremadamente importante de la humanidad terrestre encarnada) ha decidido proseguir la dualidad.  No juzguen, no critiquen, ya que cada alma es libre.  Nada es impuesto.

La única cosa que  había sido ocultada a ustedes hasta ahora es la fecha de la llegada de la Luz.  Puedo decirles que esto no es en diez años, esto no es en cinco años, esto es ahora.  De todos modos, no habrá decepción, no puede haber engaño. A partir del momento donde estén centrados en vuestro corazón y en la escucha interior, al momento donde la Luz se manifieste, entenderán, como un niño, que esta es la Luz del Creador.  No coloquen en ninguna estructura, cualquiera que sea que quisiera llamarse Luz si ella está encarnada en una forma. La Luz que viene hacia ustedes no tiene forma.  La Luz que viene hacia ustedes no está encarnada por un ser ni por lo que llamarían una nave interestelar.  Esto es una ilusión, esto es un engaño. Solo ustedes mismos  pueden saberlo.  Nada más que ustedes mismos puede acceder a la Luz.  Ustedes no tienen necesidad de ninguna nave. No tienen necesidad de ninguna ayuda para aquellos que desean elevarse y ascensionar.

Los seres, en abundancia (de otros planos dimensionales y de esta dimensión pero de otros mundos), podrían efectivamente ayudarlos pero ellos solo serán una ayuda, ellos no serán la finalidad, que les recuerdo es la Luz y nada más.

Muchos seres multidimensionales y tridimensionales vienen a vivir este proceso porque este proceso es único en la historia de las humanidades y solo se produce una vez en cada ciclo y cada alma solo lo experimenta una vez. Incluso que un alma solo haya experimentado la caída una sola vez, la redención y la ascensión solo se viven una vez. Este es vuestro momento, si lo desean.  Una vez más, la Luz no está en una persona, ni en un objeto, la Luz viene del cielo, la Luz viene del cosmos.  Ella viene hacia ustedes, ella viene a tocar a vuestra puerta y pide que abran la puerta y nada más. El resto se hará naturalmente y, yo diría, automáticamente.  El cuerpo seguirá o no seguirá el movimiento pero solo el movimiento de vuestra alma y de vuestra conciencia es importante. No sostengan relación o interacción que les parezca hoy agobiante.  Ya que llegado el momento, arriesgan lamentarlo amargamente.  Ha llegado el momento de deshacerse de los apegos a vuestro mundo, de todos los apegos a vuestra materialidad, de todos los apegos a la ilusión ya que, cuando se conecten a los dominios de la Luz, entenderán esta gran frase que ha sido anunciada por los más grandes seres iniciados de este planeta: “este mundo es una ilusión”.  Es como dicen los orientales, “maya”. Obviamente cuando están encerrados en la ilusión, esta es, para ustedes realidad pero, cuando se extraen, adquieren una visión panorámica que les hace comprender la realidad de esta dualidad como ilusión.

He aquí lo que tenía que decirles a través de las palabras y la vibración de lo que les espera en los momentos que ya están allí.  No busquen un plazo de tiempo. Puedo simplemente decirles que esto es ahora y que esto no es en cinco años.  Lo que quiero decir, también, que independientemente de la Luz ella misma, en su venida física, por el Cielo, tienen de ahora en adelante la posibilidad de ascensionar a vuestro ritmo.  Tienen la posibilidad.  Algunas puertas han sido abiertas para permitirles (y para permitir a aquellos que lo desearían) de reunirse anticipadamente a los mundos de Luz. No se trata de un suicidio. No se trata de una extinción sino de una ascensión, pero esto les pertenece.

Quiero simplemente darles estas dos advertencias que son: dense la vuelta hacia su interior, no sigan a nadie más que lo que está en vuestro interior, tanto más cuanto que se manifestarán las cosas, que no son de la Luz, en el momento donde vendrá esta Luz. He aquí lo que tenía que decir. Cultiven la calma interior. Hagan crecer en vosotros la Alegría.  Hagan crecer en vosotros el sonido.  Hagan crecer en vosotros la vibración y no obstante mantengan los ojos abiertos sobre vuestro cielo.

Preciso que vuestro contacto con la Luz que verán en vuestro Cielo, será, obviamente, extremadamente fácil. Pero, antes que la Luz sea visible en el Cielo, encontrarán en vuestra Luz interior vuestro guardián  inquebrantable que solo espera esto, que abran la puerta, a fin de manifestarse a vosotros de manera lúcida y de manera constante. El acceso a las otras dimensiones se encuentra en el corazón.  Obviamente, existen otros procedimientos energéticos que acompañan la penetración de vuestra conciencia en el corazón.  Ellos han sido descritos por muy numerosos iniciados que han hablado del despertar de la Kundalini en su totalidad.  Esto es exacto pero no tendrán necesidad de comprender esto cuando lo vivan. La única cosa que tienen necesidad de integrar es la vibración y el sonido.  Los otros mecanismos seguirán ya que la Luz es inteligente y vuestro ser interior es mucho más inteligente que vuestro mental.  Entonces, bien amados seres de Luz en devenir, por favor reciban mis bendiciones, mis homenajes y mi gratitud por haber recogido esta vibración y esta palabra. Sean bendecidos.

Canalización Jean-Luc Ayoun
Transcripción : Veronique Loriot
Traducción : OD  

********************


 03 DE ENERO 2009


El Corazón Interior Central

RAM

3 enero 2009

Soy RAM. Recibid la paz. Recibid la Luz. En mi última venida, os he dado un proceso que representaba el acceso al corazón interior, el acceso a vuestra Unidad. Vuestro corazón interior es el reflejo perfecto y la realidad perfecta de lo que ha pasado inicialmente, en el momento en que la llama divina se ha separado del hogar central, del corazón interior central. Nuevas energías y nuevas consciencias vienen ahora, a llamar a la puerta de la Tierra y a la puerta de vuestro ser. Esas nuevas energías son de la Luz. Llaman a la puerta, en la parte alta de vuestro ser. Lo importante para vosotros, es el corazón interior con las seis claves que os he dado, que permiten acceder (Ndr: mensaje del 26 diciembre 2008, en la rúbrica “protocolos/meditación guiada sobre el corazón”). Las nuevas energías que vienen a vosotros, penetran por arriba de vuestra cabeza. Su fin es encontrar vuestro corazón interior. Así, vamos a iniciar juntos, el proceso que yo llamaría de reconexión a la Luz original. Por eso, lo primero es pasar por las seis claves del corazón, estabilizarse después en el corazón interior y, solamente después, permitir a la energía del éter, a esas nuevas energías, trasladarse de vuestra cabeza al corazón interior. Os voy a dejar diez minutos, activar a vuestro ritmo, las seis claves, tal como os las he dado. Durante este tiempo, atraigo a vosotros, en este lugar, las energías del éter, para que al final de vuestra preparación hagamos juntos este trabajo de reconexión. Os dejo obrar ahora. Os acordáis de la serie lógica de esos seis puntos o zonas: entre los dos omoplatos, la punta del esternón, la garganta, los puntos de enraizamiento del alma y del Espíritu, el cuerpo de radiación de la Luz y al fin, el corazón interior. No os preocupéis durante el tiempo de vuestra preparación, de la energía del éter que se va a instalar en vuestra cabeza. De ésta, nos ocuparemos únicamente en el momento que hayáis activado el corazón interior.
(Ndr: los participantes aplican este protocolo)

La consciencia únicamente centrada en el corazón interior, dejáis ahora las energías del éter penetrar en vosotros. Las dejáis dirigirse (las dirigís según necesidad) hacia el corazón interior para que la reconexión se haga en el corazón interior.

…Efusión de energía…

Está realizado el estado de reconexión que permite la transición. Os corresponde estabilizar este estado en vosotros, cuando tengáis la oportunidad. Es en ese nudo preciso del encuentro entre el corazón interior y la energía del éter, como se puede vivir la reconexión, la transición y la ascensión. Las vías energéticas se destruyen y se construyen siguiendo vuestra consciencia. Es necesario que las energías del éter que golpean vuestra cabeza, se encarnen totalmente en el corazón interior para establecer la reconexión.

…Efusión de energía…

No tengo otras palabras u otras explicaciones que las palabras y explicaciones que acabo de dar. Cada palabra es estudiada para proveer la eficacia perfecta de esta reconexión. Si, sobre este proceso concreto, tenéis cuestiones, quisiera responder.

Pregunta: ¿emitir la intención de reconexión basta para crearla o mantenerla?
Para establecer las vías, los canales y los circuitos preparatorios, sí. No hay nada más que hacer que esto. En esa reconexión es como encontraréis primero vuestra paz, pero también la puerta de salida hacia los mundos de la Luz.

Pregunta: ¿tiene un interés particular hacer este ejercicio de reconexión durante las horas en que los descensos de energía son más potentes (Ndr: de 15 30 a 17 30 y después de 23h, hasta el final de febrero 2009)?
Sí. Se facilitará mucho porque son las horas y los momentos en que el éter golpea en vuestra cabeza.

Pregunta: ¿pueden sentirse igualmente estas energías, detrás de la cabeza?
Eso es normal. El circuito tomado, a medida que lo construís, se va a construir y articularse pasando preferentemente por 3 vías. Una vía anterior, pasando por la boca, la garganta, para reunirse al corazón interior. Una vía posterior que algunos de vosotros sienten detrás de la cabeza y en la columna vertebral. Y al fin, una vía mediana que pasará por el canal del aire que vosotros llamáis laringe y faringe. La constitución de esta triple vía se hace en la medida que permitáis que el éter se una al corazón.

Pregunta: ¿pueden acarrear problemas visuales, estas energías?
Manifestaciones visuales sí. Todo lo que se producirá durante estas reconexiones deberá ser aceptado, pues forma parte del propio fenómeno de reconexión.

Pregunta: ¿cuando se siente esta energía en la cabeza, fuera de los periodos de fuertes descensos de energía, es bueno practicar esta reconexión?
Sí. Hasta que se convierta en un proceso energético autónomo.

Pregunta: ¿se puede hacer descender esta energía hasta el sacro?
Para algunos seres sí, en particular en el caso en que el proceso de reconexión se acompañe de un ascenso del éter a nivel de la cabeza. En cuyo caso habrá que enraizar esta energía del éter focalizándose, en una primera etapa, no sobre el corazón sino sobre la punta del sacro, antes de subirla al corazón, de igual forma, para encontrar el corazón interior. Es necesario siempre, orientarse primero en el corazón interior. Solo si os parece que la reconexión se escapa (por subidas de la energía del éter a la cabeza) debéis considerar sujetar de alguna forma, esta consciencia en el sacro, antes de dejarla florecer en el corazón.

Pregunta: ¿estos movimientos se hacen en el canal central?
Para esta parte de la energía, sí. El canal anterior no es necesario ponerlo en marcha o acción en lo que acabo de describir.

Pregunta: ¿qué llamáis “corazón interior”?
El corazón interior es el centro del corazón órgano, en el centro de vuestro pecho. No es lo que vosotros llamáis chakra del corazón y su percepción. La mayor parte del corazón está en el lado izquierdo, otra parte está en la derecha. El punto ideal, según las conformaciones torácicas, corresponde a lo que se llama el septum transverso y, en otros casos, pasa por el ventrículo y el septum ventricular. Pero esto no tiene ninguna importancia. Es un punto ideal situado en pleno medio del pecho, por tanto detrás de lo que vosotros llamáis chakra del corazón.

No tenemos más cuestiones. Os damos las gracias.
Os transmito mi paz y vamos a permanecer aun diez minutos juntos en silencio, en la vibración y en la Luz de este éter que llega al centro del corazón.

…Efusión de energía…

Y bien, os ruego que aceptéis mis homenajes, mi paz y mi Luz. Os digo hasta pronto.

Canalización Jean-Luc Ayoun
Transcripción : Veronique Loriot
Traducción : S.M.