Sol

Sol
Sol y

miércoles, 22 de febrero de 2017

Septiembre 26, 2009 RAM "La Via del Corazón, Vía de la Simplicidad"




La Vía del Corazón, Vía de la Simplicidad

RAM

26 septiembre 2009

Soy Ram. Amadísimos Hermanos Humanos en encarnación en esta densidad, os pido aceptar mis homenajes y bendiciones. Algunos de vosotros me conocéis ya, a través de ciertas enseñanzas que he dado, hace ahora, casi un año de vuestro tiempo, para permitiros encontrar, en la vía de la simplicidad y en la vía del Corazón, el sentido de vuestra Esencia, la vía de vuestro Corazón. Soy el Maestro Instructor del Aire. Como tal, se me ha demandado intervenir en este periodo final de lo que se ha llamado por los Arcángeles, las Bodas Celestiales. En la medida que las semanas vayan llegando a vosotros, debéis aprender a centraros, a recentraros y a vivir la Vibración del Corazón de manera simple. El Corazón, tal como he dicho, es Fuente  de Alegría, es Fuente de contentamiento. En el Corazón y en la Vibración del Corazón, no hay sitio para el miedo, no hay lugar para la duda, no hay lugar para la razón. Hay simplemente, lugar para la evidencia, para la Verdad, para la simplicidad. Hoy más que nunca, encontrar el Corazón es primordial y esencial para encontrar la calma y la Vibración necesaria para permitir a vuestro Ser, superar la dualidad en la que vivís, acercaros a la Unidad, acercaros a lo que los Arcángeles han llamado el Êtreté, de esta dimensión sublime donde el Ser humano descubre el sentido de lo que es, el sentido de sus vidas y el sentido real de su devenir. Os he dado entonces, un protocolo, un ejercicio muy simple que os permite, si ese es vuestro deseo, realizar la Vibración del Corazón, la Vibración de la Unidad, la Vibración de la paz y la Vibración de la Alegría. (Ndr: la meditación sobre el corazón, situada en nuestro sitio, en la rúbrica “protocolos”). Os incumbe y os incumbirá cada vez más, abocaros a esta Vibración que será como un bálsamo que os consolará y os permitirá vivir totalmente, la dimensión del Espíritu y de la Verdad, la dimensión total de vuestro Ser y de vuestro Êtreté. La Vibración en la Esencia del Corazón, es percepción y sensación en la zona de este Chakra, de esta rueda de energía. En la medida que vuestra alma, vuestro cuerpo y vuestro Espíritu reciban y acojan las energías del cosmos, en su globalidad, en la medida que vuestro Ser acoja las Vibraciones elevadas de la Tierra, en respuesta a estas Vibraciones del cosmos, os tocará conducir las Vibraciones y esas Luces a vuestro Corazón porque es en ese lugar y solamente en él, donde se encontrará la paz, la seguridad, la dimensión de la Alegría que os permitirá, al encontrarla, hacerla irradiar, hacerla retransmitir en torno de vosotros, en vuestros lugares de Vida, cerca de vuestros allegados y así crear una dimensión particular en vuestro entorno. La paz, la Alegría, la Vibración del Corazón, la Vibración que vosotros llamáis Amor, debe transformarse en Fuego. El Fuego no quema aunque queme. Le Fuego del Amor está atizado por el aire. El aire de la Vibración y de la rotación de vuestro Corazón dará el combustible al Fuego. Ese Fuego que es la realidad del abrazo del Amor en la dimensión espiritual, en la dimensión eterna, os permitirá entonces, transcender las emociones y agitaciones de este mundo y os permitirá entonces y os permitirá entonces, mostrar el rostro y la energía de la paz, el rostro y la energía de la Alegría, que será un bálsamo para aquellos de vosotros que no lo conozcan pero que, sin embargo, lo reconocerán a través de vuestra Presencia, a través de vuestra Radiación, a través de vuestro Ser. Así como os ha dicho el Arcángel Miguel muchas veces, encarnando esta Luz, encarnando en vosotros esta nueva Vibración de la Esencia, vosotros permitís a los que os rodean, a los que están a vuestro lado y a los que os encuentran, percibir, más allá del velo de la Ilusión de vuestra encarnación, la Inmanencia y la Permanencia de la Alegría, a través de vuestra Presencia. No hay nada que comprender en este nivel. Simplemente hay que Estar en la Vibración y en la Presencia. Amadísimos Hermanos Humanos en encarnación en esta densidad, esta densidad que es la vuestra, debe vibrar también, debe transformarse en algo más luminoso, en algo menos denso, en algo más armonioso. Vosotros estáis ahora, en la aurora de la Revelación en esta densidad, de la Verdad y de la realidad de la Luz y de la Vibración, de la realidad del Amor que soporta cualquier Vida, incluso la más corrupta. Dentro de la afirmación de vuestra Presencia, centrada en la Vibración de vuestro Corazón, aprenderéis a vivir en Unidad, más allá de las emociones, más allá de la razón, en la permanencia de la Unidad, en la permanencia de la Luz y en la permanencia de la Verdad. Los días que se abren ante vosotros, son días nuevos, días de esperanza, días en que la paz podrá contemplarse en el desorden. Todos los que la habéis acogido en vuestro seno, a diversos niveles y en intensidades diversas, sois los Transmisores de esta Luz y más allá de esta Luz, debéis haceros los Transmisores de la paz, los Transmisores de la Alegría, para que vuestro estado y vuestra Vibración se hagan contagiosos, para que el desorden no pueda instaurarse, para que la libertad eclosione dentro de cada Ser, para que la apertura de Consciencia vinculada a la Revelación de la Luz y de la Verdad permitan a vuestros hermanos y hermanas aprehender, sentir esta nueva Vibración, esta nueva Consciencia. En la medida que vibréis en vuestro Corazón, os convertiréis en Seres de lucidez cada vez más grande, Seres de calma, Seres que no sufren más, Seres que no están ya afectados por lo que viene de vuestro lejano pasado, o vuestro pasado más reciente. Vuestra condición se hará independiente de vuestro pasado, vuestra condición se hará independiente de vuestra proyección en el futuro, porque al estar centrado en la Vibración del Corazón, el instante presente desarrollará en vosotros su Majestad, desarrollará en vosotros la intensidad de su Alegría y la intensidad de el Amor intemporal e incondicional que llegaréis, en ese momento, no ya a esperar, sino a vivir realmente y a manifestar. Así como he dicho, en muchas ocasiones, la vía del Corazón es la vía de la evidencia, la vía del Corazón es la Vía de la simplicidad. La vía del Corazón no tiene nada que ver con técnicas, prejuicios, enseñanzas. La vía del Corazón es enseñanza. Cuando vivís la integración del Corazón, os hacéis Uno con la Fuente, os hacéis Uno con el Cristo, os hacéis Uno con la Verdad. Escapáis así, a los condicionamientos de la dualidad que os han afectado. Esta etapa que se os ha abierto hoy a lo grande, está ligada a vuestro esfuerzo de Luz, a vuestro esfuerzo de probidad, a vuestro esfuerzo de integridad y a vuestro esfuerzo de transparencia, al que responde el derramamiento de las Vibraciones de Luz, de las Vibraciones galácticas, las Vibraciones solares y las Vibraciones de los Grandes Seres que se han situado por encima de vuestra Consciencia y que esperan paciente y humildemente, vuestro Despertar. El Despertar del que os hablo, es simplicidad. El Despertar del que os hablo es Unidad y Verdad. Como de costumbre, después de haber expresado este concepto de la vía del Corazón a través de palabras, os propongo vivirlo, antes de daros la palabra, por la Vibración y por la Luz.

…Efusión de Energía…

Antes de daros la palabra para vuestras preguntas, terminaré con estas palabras: en la medida que involucréis la totalidad de vuestra Consciencia en la vía del Corazón, descubriréis cosas inesperadas sobre lo que sois, sobre lo que yo llamo vuestras filiaciones espirituales, vuestros linajes, vuestros orígenes estelares. Descubriréis por la vía del Corazón y de la simplicidad que sois, en definitiva, desde ahora, Seres de Perfección, Seres de pura Luz. Os atañe acoger las revelaciones procedentes de la activación de la vía del Corazón, con humildad y persistiendo en la simplicidad. No hay ninguna Gloria que retirar de lo que sois, para dársela a vuestros hermanos y hermanas, porque son lo mismo que vosotros, cierto, en un estado diverso de Revelación de esa Gloria y de esa Luz. Hoy las puertas se abren, descubrís algunos de vosotros de manera ya muy avanzada, la Vibración de la Esencia y la Vibración de la Luz. Descubrís que funcionáis a otros niveles que los habituales y ordinarios de vuestra Consciencia disociada y separada. Evidentemente, algunos de vosotros estáis mal al hacer coincidir y fusionar el aspecto de la Luz Unitaria que sois y el aspecto disociado y separado que recorre vuestra Consciencia, todavía durante cierto tiempo. Me gustaría deciros: no os preocupéis de esta distancia porque está llamada a desaparecer por sí misma, en la medida en que vuestra Consciencia acepte las informaciones que vienen de vuestro Êtreté, viniendo de la Luz y de la Vibración, sin plantear la cuestión, pero acogiendo, respetando el abandono a la Inteligencia de la Luz. Todo esto se os facilitará en un aprendizaje acelerado, porque para vosotros no es nuevo, aunque lo hayáis olvidado. Pero la reconexión despertará en vosotros, la Verdad de vuestro Êtreté. Habéis permitido por todo este planeta, a través de vuestro trabajo vibratorio y de aspiración a la Luz y a la Unidad, la posibilidad de alcanzar, por la Consciencia, vuestra dimensión de Eternidad. Por eso, y cualquiera que sea la etapa que vivís hoy, habéis permitido al conjunto acercarse al instante en que el velo de la Ilusión, el velo de la separación, se rasgará y dislocará permitiendo así al estallido de la Verdad, al estallido de la Luz, invadir la totalidad de vuestra Consciencia. En ese momento seréis devueltos a vuestro estatus de Ser de pura Luz y comprenderéis entonces y solamente en ese momento, no antes, podréis en ese momento únicamente, entender el alcance y la intensidad de eso a lo que habéis contribuido en este periodo, en vuestras vidas, en esta misma densidad. De nuevo (y os doy la palabra) he aquí las mismas palabras, dichas en Vibración, en Luz y en silencio.

…Efusión de Energía…

Queridos Hermanos Humanos, os doy ahora la palabra para vuestras preguntas en relación con esta vía del Corazón. Si puedo aportar una aclaración más, lo haré con Alegría.
Pregunta: si hoy es importante dejar los rituales, entre comillas ¿qué hay de las prácticas energéticas que tengamos por costumbre?
Lo importante, amadísimo Hermano Humano es vivir en Verdad. Si la intención es justa, si la intención es luminosa, si es Unitaria, entonces no tenéis ya que complicaros con rituales porque, a partir del momento en que conectáis la Luz y la Vibración, conectáis la Inteligencia Suprema que actúa por sí misma, en virtud de las leyes de Amor, las leyes de atracción y las leyes Unitarias, sin hacer uso de cualquier poder. El abandono a la Luz que vosotros captáis es lo inverso a la voluntad de dar dirección a la Luz. La Luz sabe. La Luz, es Amor. La Luz es Vibración inteligente. Si estáis vinculados a ella, actuará a través de vosotros, sin voluntad alguna. En este contexto de vinculación a la Unidad, no hay necesidad efectivamente, de complicaros con otra cosa que Ser, de alguna forma, el canal de la Vibración de la Esencia y de la Verdad. A partir de ese momento, descubriréis la confianza en la Vida, la confianza en la Luz y no en una técnica, aunque fuera experimentada, aunque fuera mayor. La época y los instantes que vivís hoy, son instantes que transcienden los obstáculos del tiempo y los obstáculos del aprendizaje, así como se ha enseñado desde tiempos inmemoriales. Esto no tiende tanto a la transformación de las leyes existentes, sino al cumplimiento de la Verdad y de la Luz en vuestra dimensión y la Luz, acordaros, es simple, la Luz es inteligente, mucho más que lo será jamás vuestra razón o vuestra mente. A partir de ese momento y a partir del momento en que estéis conectados, es necesario someteros a la Inteligencia de la Luz y, en ese momento, efectivamente, no tenéis más necesidad de otra cosa, porque os habéis convertido en la Verdad, la Unidad y la simplicidad.
Pregunta: ¿es lo mismo para la utilización de útiles como cristales o péndulos?
Amadísimo Hermano Humano, si estás conectado a la Luz y a la Verdad, la Luz y la Verdad te libera de todo sistema de conocimiento. En Verdad, a partir del momento en que la Consciencia tiene acceso, en humildad y simplicidad a la Luz, ésta se abre y los útiles, sean los que sean, ya no tienen razón de ser porque el Espíritu se convierte entonces, en el conductor de la Luz. Éste se abre en Inteligencia para paliar todo desequilibrio ligado a la Presencia de la dualidad, a la Presencia de la Sombra y de la Luz, en vuestra dimensión disociada. Al transcenderla, entonces sí, en ese momento el Milagro puede convertirse en cotidiano y permanente. El Milagro solo es la irrupción en vuestra densidad, de la Luz. Lo que ayer era raro, o muy raro, está llamado a hacerse importante en vuestro modo de funcionamiento. Así, la luz al revelarse, es capaz con toda Inteligencia, a causa de su Presencia y de su calidad de Vibración de Amor, de transcender todo sufrimiento presente en vuestro mundo, porque disuelve totalmente la dualidad. Por supuesto, esto demanda en vuestra Consciencia, una confianza, una forma de aprendizaje, un abandono total de vuestra propia voluntad. Lo que no quiere decir volverse sin voluntad, sino de someteros al principio Unitario, someteros a la simplicidad y ante todo, a la humildad. La humildad de aceptar que la Inteligencia de la Luz obrará mucho más precisamente, mucho más poderosamente, mucho más simplemente que todas las técnicas, por elaboradas que sean. Entonces, esto se puede realizar en un instante. Para la mayoría de vosotros tomará al menos, un cierto tiempo porque necesitáis aprender a desaprender, os hace falta aprender la confianza, porque habéis vivido en un mundo en que la confianza era tributaria del principio de causalidad, del principio de acción/reacción y del principio de discernimiento. Hoy, se abren a vosotros  dimensiones desconocidas, en cuanto a sus mecanismos de funcionamiento y, sin embargo, son vuestra Esencia y vuestra Inmanencia. Tenéis que dejarlas expresarse para encontrar la totalidad. Eso pasa por la vía del Corazón, la vía de la humildad y la vía de la simplicidad. En la medida en que aceptéis la simplicidad y el Corazón, descubriréis la potencia y la Gloria de la Luz y de la Vibración, pero esto pide lo que el Arcángel Anael ha expresado ampliamente: un abandono total y una fe total en las posibilidades de la Luz y de la Vibración. Esto, una vez más, es aprendizaje más o menos largo, según las vías que habéis recorrido en esta densidad, en esta Vida y en otras vidas. Os corresponde experimentar y manifestar la Vibración del Corazón y tratar, pidiendo a la Inteligencia de la Luz (o a sus representantes, Ángeles, Arcángeles y Seres de otras dimensiones) manifestar su Luz para iluminar vuestra Vida, para iluminar vuestro cuerpo, para iluminar lo que vosotros llamáis problema y hacerlo con fe, con probidad, con integridad. Observaréis entonces, muy rápidamente y de manera, yo diría instantánea, los efectos en vuestra Consciencia y en el desarrollo de vuestra Vida.
Pregunta: ¿a qué va a parecerse la Tierra cuando nosotros pasemos de 3ª a 5ª dimensión?
La cuestión que me planteas, amadísimo Hermano Humano, requiere una respuesta particular. Lo que vosotros concebís como lo que llamáis Tierra, no es la Tierra  de la Nueva Dimensión. La transformación que vivís por la Luz y por la elevación de vuestras Vibraciones, afecta de manera positiva también, a la Tierra. Ella también vive, a su manera, las Bodas Celestiales. No es posible hablar de la ordenación de la nueva Tierra porque con seguridad, es una nueva Tierra. Las palabras hoy, serían muy pálidas y solo podrían induciros a un error sobre la calidad y la cantidad vibratoria de Luz y de Amor en que se convertiría la Tierra, en su dimensión sagrada, en su Ascensión. Muchos elementos serán transmutados. No puedo decir más, pero vosotros descubriréis en la medida en que entréis en esa simplicidad, en el instante presente, descubriréis la visión de un futuro probable y real. Os corresponderá sacar conclusiones vosotros mismos, en cuanto a lo que percibiréis y sentiréis. La Tierra ascendida es Vibración y Luz. La vieja Tierra será, de alguna forma, un fósil, un recuerdo, igual que hoy, vosotros, como entidades, sois el resultado de lo que habéis vivido. Pero ¿podéis decir hoy, que tenéis la misma forma y el mismo pensamiento que teníais hace tiempo? Os reconocéis como el mismo y sin embargo, sois muy diferentes. Es lo mismo para la Tierra.
Pregunta: ¿cómo vivir la Alegría sin emoción? ¿Cuál es la diferencia entre las dos?
La Alegría no es el placer. La Alegría no es la emoción. La Alegría es, estado de Ser dentro de la Vibración del Corazón. Viviendo en la Vibración del Corazón, la Alegría sin objeto se ensancha naturalmente. La Vibración del Corazón desemboca, sin falta, si la dejáis actuar en vosotros, en esa Alegría, esa Alegría que puede invadir y hacerse Samadhi. Samadhi de diferentes formas y de diferentes manifestaciones, así como lo han manifestado, en todas las corrientes tradicionales, los Seres Despiertos a nivel de su Corazón. El Corazón es Alegría. El Corazón, el Amor, la Vibración de la Vida es Alegría. Así, la Alegría no puede ser condicionada por una satisfacción efímera de un deseo, sea el que sea, incluso espiritual. La Alegría es realmente el estado de ser que la Consciencia establece en la Vibración del Corazón y nada más. Es un Estado que se cultiva y que se mantiene. Cultivar la Alegría, cultivar el reír sin objeto, permite alumbrar realmente la dimensión del Êtreté, porque sois Seres de Alegría, aunque no tengáis todavía, totalmente Consciencia ni hayáis integrado la dimensión. Cuando descubrís los espacios interiores ligados al Corazón, a la Luz y a la Vibración, recorréis la Alegría y os convertís en la Alegría. Mirad cómo ciertos Seres (tanto en vuestra tradición, como en las tradiciones orientales, como en los Sufís, como en otras tradiciones llamadas primitivas) que han alcanzado el Êtreté y la Eternidad, se han transformado en Seres de Alegría. La Alegría era su Ser. La Alegría era su manifestación porque ellos eran la Alegría. La Alegría no puede ser asimilada a una satisfacción. La Alegría no puede ser asimilada a algo que debéis buscar fuera. La Alegría emana de vuestro Ser cuando lo encontráis, cuando lo dejáis ensancharse, cuando la emoción permanece atrás, cuando la mente se calla. Así, expresarse sobre la Alegría no es Alegría. La Alegría es simplemente, una Vibración donde hay coincidencia entre el Êtreté y la personalidad, donde no hay más distancia entre lo que sois vosotros, en Verdad y lo que manifestáis en esta dimensión.
Pregunta: ¿podía hablarnos de Cristo en los aspectos de energía de sanación?
Cristo no pudo definirse mejor y no puede definirse mejor hoy, que siendo la Vía, la Verdad y la Vida. Descubrir a Cristo es también, manifestar la Vía, la Verdad, la Vida y por tanto, la Unidad. En Unidad no hay lugar para la enfermedad. La sanación es instantánea. Os remito a lo que pertenece a vuestra historia y a algunos pasajes históricos donde el Cristo dice: “vete y no peques más”, o dice también: “tu fe te ha salvado”, o dice también; “¿quién me ha tocado?”. Cristo es la Fuente de agua viva. Cristo es la Fuente de Fuego, Fuego Redentor y Fuego de Amor, Fuego que consume y quema, literalmente, las Sombras o lo que vosotros tendríais tendencia a llamar, algunos de vosotros, los pecados, las Sombras o las enfermedades. Cristo es la dimensión de Êtreté, encontrada totalmente y manifestada en totalidad, en esta densidad. Cristo es un estado de Ser. Recorrer la vía de Cristo consiste en darse a sí mismo a la Luz, consiste en entregarse a la Inteligencia de la Luz y consiste pues, en manifestar el sentido más absoluto del Servicio. Servicio a la Vida. Servicio al otro. Servicio y entrega, no hay otra alternativa para encontrar a Cristo y encontrar la sanación.
Pregunta: ¿qué es el Despertar y la Iluminación en el camino espiritual?
El Despertar corresponde al proceso que va a manifestar la prueba, para vosotros, de la Verdad de la Luz misma, si ésta no está establecida de manera estable y definitiva en vosotros. La Iluminación corresponde al reencuentro, en Verdad con la Luz. La Realización corresponde a la terminación del trabajo de la Luz. En la Resurrección es el reencuentro con vuestro vehículo de Êtreté, con vuestra Eternalidad y con el Fuego del Amor.  Esto se ha ilustrado muy a propósito, por el desarrollo de la Vida de Cristo de la que habláis vosotros. Hay un Nacimiento, hay un Bautismo, hay una transfiguración, hay una Crucifixión y hay una Resurrección: cinco etapas iniciáticas que participan en vuestra ruta y vuestro camino hacia vuestro encuentro con vosotros mismos. No en esta dimensión limitada, sino en vuestro Êtreté. Esto se propone hoy a toda la Humanidad de una forma acelerada, por la característica precisa de los tiempos que vivís en esta densidad. En mi última encarnación, esto no era posible todavía. Nosotros estábamos sometidos a leyes antiguas e inmemoriales, estábamos sometidos a limitaciones que desaparecen. Hoy, cierto, muchos Seres Humanos no pueden creer todavía que son Seres Ilimitados, que han recorrido una y otra vez, los caminos de la limitación. Sin embargo, esto se desvela a vosotros, cada vez más. Cada uno a vuestra forma, descubriréis espacios nuevos, Luces nuevas, Vibraciones nuevas que contribuyen a hacer de vosotros Seres Despiertos, Seres que se ponen en camino hacia la Verdad de lo que son, a fin de permitir al un gran número, acceder, llegado el momento, a ese Êtreté, a esta dimensión de Resurrección que os hará pasar directamente del Despertar a la Resurrección, sin siquiera pasar, la mayoría de vosotros, por la crucifixión o aun por la Transfiguración. Esto es el Milagro del tiempo que vivís, tiempo llamado por los Arcángeles y por San Juan, Apocalipsis, que significa simplemente Revelación: lo que estaba oculto y oscuro, debe desaparecer ante la grandeza de la Luz. Amadísimos Hermanos Humanos en encarnación, voy a transmitiros mis bendiciones más fraternales, mis homenajes y mi Amor. Os bendigo.
Canalización Jean-Luc Ayoun
Transcripción : Veronique Loriot
Traducción : S.M.  



*********************